miércoles, 29 de abril de 2015

Cervecería en A Coruña: Cervezoteca Malte

Hacía tiempo que sabía la existencia de la cervezoteca Malte gracias a su web, perfil de Twitter y página de Facebook, y la verdad es que parecía un lugar muy interesante a visitar, tanto su arsenal de cervezas disponible como por las comidas que preparan. Por desgracia el local está emplazado en A Coruña, muy a desmano de donde vivo yo ahora mismo, y salvo por algún evento imprevisto era poco probable que pudiese hacer una visita.

Curiosamente a principios de este año se me citó para una reunión de trabajo en esta ciudad gallega, así que me propuse sacar un rato para pasarme por allí, y tuve la suerte de que mi hotel se encontraba a menos de 5 minutos a pie de la puerta del bar. Así, durante el fin de semana que estuve en la ciudad pude comprobar con mis propios ojos las maravillas que este local ofrecía a la población coruñesa, haciendo un par de incursiones con la intención de tomar algo que no fuese un vino blanco. (excelentes por otro lado, no me habría supuesto ningún problema seguir con ellos)

Lo primero que me quedó claro es que Malte es un local de éxito en A Coruña puesto que, a pesar de dedicarse de forma tan específica a la cerveza, siempre había por lo menos 10-15 personas dentro independientemente de la hora que fuese. Es probable que para esto ayude el ambiente de la cervecería, muy animado y con buena música a un volumen que permitía la conversación, además del trato de los camareros, pendientes de ayudar desde el momento en el que se pone un pie dentro.

Nada más cruzar la puerta llama la atención la pizarra y la pantalla que enumeran las 10 referencias disponibles en barril, mientras que a la derecha, detrás de la barra, se encuentran 3 neveras rebosantes de botellas nacionales y foráneas. Algo que me gustó mucho es que cuentan con cervezas de barril de buena calidad y aptas para todos los gustos y bolsillos: si alguien es más amante de las clásicas o no le apetece dejarse 5-6 euros había opciones más que interesantes, por ejemplo Löwenbräu a 3 euros la pinta, La Trappe Quadrupel, etc; sin embargo, aquellos que busquen novedades tampoco van a quedar insatisfechos, al menos cuando yo estuve habían pinchado marcas como Pizza Port, Naparbier, Amager, etc.

Mi paso por allí incluyó una caña de Löwenbräu y otra de la Brown Ale de Brooklyn Brewing, ambas muy ricas, y el segundo día una pinta de Transatlantic Pale Ale de Amager en perfectas condiciones. En cuanto a comidas, yo tenía organizadas ya de antemano todas las del fin de semana por lo que comí nada allí, sin embargo algún compañero que sí que lo hizo quedó muy satisfecho. Mención especial merece el Menú del Día Maltero, muy completo y elaborado, y además a buen precio.

Lo único que de lo que uno podría quejarse es de que la carta de cervezas en botella no esté actualizada, pero este es un problema menor y fácil de solucionar, por lo demás la cervecería me ha parecido de las mejores en las que he estado hasta el momento, tanto por ambiente y servicio como por productos y precio.

martes, 21 de abril de 2015

Ayinger Celebrator Doppelbock

MARCA: Ayinger
MODELO: Ayinger Celebrator Doppelbock
ESTILO: Doppelbock (6,7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Y para cerrar esta cata en fases de las cervezas que me tocaron del obsequio de Cervecita en Casa, vamos con una espumosa de renombre, un peso pesado del plantel cervecero alemán. Hace tiempo pude probar esta cerveza en Berlín y guardaba muy buen recuerdo de ella, como de un buen festín lujoso entre platos caros y botellas pequeñas.

Esta cerveza viene de la localidad alemana de Aying, cuya cervecera fue fundada en 1878. Enseguida y a lo largo del tiempo fue ganando multitud de premios que ensalzaron su nombre. Actualmente cuenta con más de 15 cervezas distintas. 

Cuando me quiero dar cuenta la espuma se ha volatilizado, dejando un anillo finísimo de color beige alrededor del caldo, y una membrana sedosa de burbujas grandes en el centro. El color es marrón oscuro, opaco y brillante, con tintes rubís al trasluz. No se aprecia carbonatación, por lo que se intuye una textura densa y fuerte.

El aroma está presente desde el principio y a la distancia, destacando la malta tostada, el café y el caramelo, seguido de notas de lúpulo y un fondo ahumado muy ligero, que en boca se hará más presente. El trago impacta con fuerza, descargando matices intensos de malta torrefacta, café y caramelo, en continuidad con su aroma. Es dulzón, pero poco a poco va mostrando caras más amargas. Se perciben notas de nueces, bizcocho y una bocanada alcohólica que culmina un trago fuerte y contundente. Hacia el final del trago aparece un toque ahumado muy ligero que pone la guinda (pese a que todavía no soy demasiado amigo de las cervezas ahumadas).

En conjunto todo un cervezón. Es un estilo bastante especial, con igual número de amantes que de detractores, por lo que para poder disfrutarla al máximo ha de caerte en gracia, y más con un desfile de matices semejante. ¡Muchas gracias a Cervecita en Casa por el detalle!

NOTA:

domingo, 19 de abril de 2015

Naparbier Napar Hefeweizen

MARCA: Naparbier
MODELO: Naparbier Napar Hefeweizen
ESTILO: Hefe-Weißbier (5'7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Cuando compré esta botella tenía pensado presentarla como el último lanzamiento de Naparbier; sin embargo, en las 2 semanas que han transcurrido desde entonces ya ha salido otra novedad más, Alien Claw, y posiblemente en las próximas semanas presenten su nueva Blonde llamada Oneka... la verdad es que es difícil seguir el ritmo endiablado de los navarros. Tenía especial interés en probar esta elaboración de Naparbier porque es, hasta donde yo sé, uno de sus primeras incursiones en el fascinante mundo de las cervezas de trigo, y además han escogido un estilo que no creo que sea nada fácil de emular, en parte por la habilidad que se precisa para el manejo de las levaduras.

Con la turbidez propia de una Weizen, luce un color amarillo miel, totalmente mate. Al servirla crea una espuma blanca jabonosa, aunque con un volumen muy inferior a lo propio del estilo. El aroma es muy intenso, dulce y frutal; el lúpulo tiene suficiente fuerza como para ponerse a la altura de la levadura pero el control es adecuado para no eclipsarla. Así, se combinan con maestría plátano, manzana golden, melocotón y suaves toques de naranja y mango, quedando algún deje lácteo, notas cítricas del trigo y recuerdos florales. 

La entrada en boca no sorprende, sigue un patrón similar a lo detectado por el olfato. De cuerpo denso, cremoso, se presenta con fruta madura, principalmente plátano, melocotón y naranja, aunque sin resultar muy abrumador. Poco a poco despierta el trigo, el sabor se vuelve más ácido, con limón y naranja de sangre, quedando de fondo algo de galleta. Termina con un amargor moderado, floral y frutal por el lúpulo y con medidos recuerdos de levadura. La carbonatación, muy bien ajustada, consigue dar volumen al trago y que este pase fugaz, siempre reclamando repetir. Es una Hefe-Weißbier muy peculiar, puede recordar a la fantástica Hopfenweisse de Schneider-Weisse aunque con un toque de las Witbier belgas y, sin ser la mejor elaboración de Naparbier, es una de esas cervezas que siempre apetecen.

NOTA:

sábado, 18 de abril de 2015

Tienda Online: Lupulus Cervezas Artesanas

Al responsable de Lúpulus, Sergio Ruiz, ya lo he mencionado en este blog en dos ocasiones: la primera fue allá por el 2009, con el mundillo cervecero nacional todavía en pañales, cuando asistí a una divertida cata de cervezas en el Juan Sebastian Bar de Zaragoza dirigida por él; la otra vez fue a propósito de otra cata en Líquidos un año más tarde, aunque centrada en la cerveza belga. Desde entonces no habíamos vuelto a coincidir en persona, aunque yo estaba al tanto de los diversos proyectos en los que estaba embarcado, desde la venta de botellas a través de su distribuidora y su tienda online, hasta la elaboración de sus cervezas Lúpulus y Pópulus en diversas fábricas.

No sé qué es lo que me llevó a echar un vistazo a la tienda online antes de emprender el viaje a Zaragoza para pasar el fin de semana, pero al ver en su repertorio varias botellas de Cantillon casi a precio de fábrica y además darme cuenta de que se permitía recogida en mano, una función fisiológica de mi organismo me obligó a hacer el encargo. A partir de ahí todo fueron facilidades por parte de Sergio y, aunque por motivos laborales no podía entregarme las botellas ni Viernes ni Sábado, hizo el esfuerzo de quedar conmigo el Domingo. Al final me llevé una Cantillon Fou Foune, una Cantillon Grand Cru Bruocsella y una Kaltenecker Blues IPA, además de una botella de regalo que antes o después comentaré, todo ello por 23 euros.

¿Qué aporta Lúpulus al cada vez más saturado panorama de las tiendas online especializadas? Pues lo primero de todo experiencia, es posiblemente una de las más veteranas en activo, y su catálogo, sin ser el más extenso, cuenta regularmente con una serie de marcas de excelente calidad que no se ven a menudo en otros comercios; sobretodo entre las belgas destacan Cantillon, De la Senne, Rulles, De Graal y Dupont, aunque también están bien surtidos de marcas de otros orígenes, como pueden ser Camba y St. Georgenbräu de Alemania, Guineu de España, la británica Anarchy, un montón de Brewdog o la eslovaca Kaltenecker. Además los precios son por lo general buenos, y en algún caso como el de Cantillon, inmejorables.

Por si fuese poco, no sólo se pueden comprar cervezas sino que también hay bastante material de homebrewing disponible. Y si a esto le sumamos una buena atención, con un conocimiento al detalle de todos los productos que ofrecen, esta parece una opción a tener en cuenta a la hora de hacer pedidos.

jueves, 9 de abril de 2015

Hacker-Pschorr Oktoberfest Märzen

MARCA: Hacker-Pschorr
MODELO: Hacker-Pschorr Oktoberfest Märzen
ESTILO: Märzen (5'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Nuestro cerco a las cervezas de Oktoberfest de las 6 fábricas de Munich se va estrechando, y con esta de la que voy a hablar hoy sólo nos quedaría por comentar una, que esperemos que en no mucho tiempo podamos conseguir. Hacker-Pschorr sea posiblemente una de mis marcas alemanas predilectas: he disfrutado mucho de Sternweisse, de su Doppelbock Animator o de su rica Kellerbier, entre otras, así que a la hora de probar esta cerveza sabía que iba sobre seguro, más aún si tenemos en cuenta lo interesante que me resulta también el estilo.

De color ambar anaranjado, bastante transparente, genera una inmensa cantidad de espuma blanca, que llena la jarra hasta el borde y se mantiene inmutable durante largo rato. (con el obligatorio toque señorial que consigue el bebedor con su bigote blanco) En nariz entra directa y sin tonterías: malta con un mínimo tostado, cereales, frutos secos y suave caramelo de fondo, pero en cuanto reposa la cerveza emerge un intenso perfume de miel que envuelve al resto de matices, acompañado de medido lúpulo floral y frutal, con el melocotón como protagonista. Es tan aromática y a la vez tan delicada que parece difícil que a alguien le desagrade.

El sabor es muy coherente con lo anticipado por el olfato, aunque quizá en este caso el dulce es más evidente y mientras se minimizan los frutos secos gana presencia un agradable gusto a caramelo. Alrededor de este están pan blanco, abundante miel y flores, y la malta, esta última rodeada por gran cantidad de fruta madura, principalmente manzana golden, uva moscatel y suave pera. De trago largo pero con un cuerpo consistente, termina en un amargor moderado, floral y frutal, con un leve calor enólico y una mínima acidez cítrica. Fácil de beber pero con mucha personalidad, una excelente candidata para beber una jarra tras otra en una mesa repleta de comida, acompañado de alemanes eufóricos. Una de las cervezas de Oktoberfest que más me ha gustado de cuantas he probado.

NOTA:

martes, 7 de abril de 2015

Hansa Export

MARCA: Hansa
MODELO: Hansa Export
ESTILO: Dortmunder (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Tras una Semana Santa de escarceos cerveciles varios, descansos supremos y algún que otro banquete a la altura de un tremendo restaurante mediterráneo de cien tenedores (con su correspondiente factura), volvemos a la carga con otra de las cervezas que los compañeros de Cervecita en Casa nos enviaron. Esta vez, coincidiendo con el cambio de temperatura que estamos viviendo, nos echamos entre pecho y espalda una dortmunder alemana.


No hay que confundir con la cervecera Hansa, natural de Bergen, Noruega. Haciendo honor al estilo, la Hansa que nos ocupa es de Dortmund, aunque actualmente pertenece a la gigante Oetker-Gruppe, que engloba otros nombres famosos como Ur-Krostitzer, Schlösser Alt y Berliner Pilsner, entre otras.

Esta cerveza luce un color ambar claro, cristalino como el agua y amarillo al trasluz. Vemos sendas burbujas pequeñas trepando a la superficie, formando una capa de espuma blanca y burbujeante, que disminuye de tamaño poco a poco.

Su aroma es en general muy ligero, con una base maltosa sobre la que se aprecia caramelo, el lúpulo cítrico y una notas afrutadas, como de manzana. En boca estos matices se intensifican, acentuando la malta y dejando entrever sabores cada vez más amargos, sin dar demasiado espectáculo. Hacia el final del trago se torna algo metálico, aunque no cede en intensidad, si bien esta es moderada y aceptable.

No es mala cerveza pese a que en conjunto no ofrece demasiada personalidad. Me ha recordado más a una pils correcta, y se ha dejado beber bien. ¡Mil gracias a Cervecita en Casa por el detalle!



NOTA:


viernes, 3 de abril de 2015

Sesma Limited Series - Prunus Persica

MARCA: Sesma
MODELO: Sesma Limited Series - Prunus Persica
ESTILO: Saison con melocotón (6'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Desde que los muchachos de Sesma abrieron su propia fábrica estoy bastante contento con su trabajo. Mi impresión es que este cambio ha supuesto para sus cervezas un salto cualitativo evidente, que en mi caso detecté por primera vez con la excelente Superpetra, aunque después he probado alguna otra elaboración realmente interesante. 

También me da la impresión de que el disponer libremente de unas instalaciones ha destapado una faceta experimental que hasta el momento habían explorado poco, y quizá por ello en los últimos meses hayamos podido ver el lanzamiento de cervezas tan peculiares como Terroir, Sacher Torte, Almost Kriek y la que comento hoy, Prunus Persica.

Prunus Persica se trata de una ale naranja brillante, transparente, que se ha elaborado empleando pulpa de melocotón de Sartaguda. Llama la atención la vida que sugiere su líquido, de donde centenares de burbujas emergen para alimentar una abundante capa de espuma de un colon blanco envejecido. Su aroma recuerda al de una Saison, es fresco, cítrico y floral, y en él juega un papel muy importante la levadura, que aporta un carácter lácteo. Tiene además un fondo dulce, reposado, sobre el que se deposita el perfume del melocotón maduro junto con otras frutas, principalmente uva blanca y suave naranja y manzana verde. No tengo muy claro qué es lo que esperaba de esta cerveza, quizá una avalancha de melocotón que evidentemente no está aquí, pero el caso es que el inicio me parece muy interesante. 

En boca entra ácida, con naranja, manzana verde, limón maduro, y a medida que avanza se acentúa, apareciendo el pomelo y recuerdos de sidral. De fondo notas lácteas que pueden recordar al yogur, impregnadas de medidas notas de melocotón que se intuyen en la lengua mientras el ácido ataca al paladar. Termina un un amargor y una acidez marcadas, aunque a kilómetros de las Lambic, dejando una sequedad cítrica y frutal en el regusto. Quizá se queda algo corta para mi gusto, no acaba de definir y me gustaría que el melocotón fuese más evidente, no obstante es una cerveza razonablemente bien hecha, refrescante y de textura muy agradable. No me parece nada excepcional, pero se bebe a gusto.

NOTA: