lunes, 29 de diciembre de 2014

Roma

Para este año había sobre la mesa muchos países y ciudades como destinos para el viaje anual que suelo realizar, sin embargo lo que nos faltaba era encontrar el momento más apropiado, principalmente por motivos laborales. Así, poco a poco fuimos retrasando la fecha y progresivamente descartando los lugares con un clima más frío hasta que al final nos encontramos con que sólo podíamos viajar en Diciembre, y con que dentro de las posibilidades la más apetecible era, con diferencia además, Roma.


Tengo que reconocer, muy a mi pesar además, que hasta este año jamás había puesto un pie en Italia, y tras este viaje debo decir que no sabía lo que me perdía. Un país plagado de edificios de gran belleza, obras de arte incomparables, paisajes idílicos, y una gastronomía completísima capaz de satisfacer al más exigente, con deliciosas carnes, quesos, embutidos, vinos, etc... En cuanto a Roma, jamás he visto tanta acumulación de historia y cultura en tan poco espacio; basta andar dos pasos pasos para encontrarse algún monumento o estructura de visita obligatoria, y si esto se suma a la vida que desprende la ciudad y a la actitud extremadamente acogedora de sus habitantes, a pesar de la gran cantidad de turistas que soportan durante todo el año, la ciudad se convierte en un destino muy recomendable.

En cuanto a la cerveza, que evidentemente va a ser el tema central de este artículo, durante el viaje me ha quedado clara una cosa, y es que su importancia ha pasado a ser capital en este país. Allá donde uno vaya va a encontrar cerveza artesana, ya sea en una tienda de barrio, un gran supermercado, un restaurante (algunos de ellos con su propia marca, normalmente elaborada en alguna microcervecería del país) o un pub cualquiera, si es que no se topa con algúna cervecería o tienda especializada en esta materia, que no escasean. ¿El problema? Es cara, francamente cara. De hecho me recuerda bastante al concepto de producto de lujo que algunas microcerveceras buscan para sus elaboraciones aquí en España, aunque multiplicado por diez.

Donde más asequible me pareció fue en los supermercados, pudiendo adquirir varias referencias italianas por alrededor de 5 euros la botella de 75 cl, entre ellas Terza Rima o Mastri Birrai Umbri, mientras que algunas otras, como por ejemplo Birra Baladin, casi doblaban el precio. En cuanto a las tiendas especializadas, posiblemente la más famosa sea Domus Birrae, en la céntrica vía Cavour. El número de cervezas distintas que se pueden encontrar en este gigantesco local es insuperable, aunque para mi gusto las fábricas italianas están sobrerrepresentadas, y además se mantienen en unas condiciones perfectas. Su principal inconveniente, y el motivo por el que no compré nada allí son los precios muy inflados: la única botella que encontré por debajo de 4 euros fue una Abbaye des Rocs (3'5 euros, tampoco era una ganga), mientras que todas las demás superaban con holgura los 4-5 euros. Pasé también por un local al Sur del Trastevere llamado Brew, en via Enrico Fermi, que si bien era algo más barato también obligaba a desembolsar al menos 3'5 euros para probar alguna referencia italiana, más o menos lo habitual en el resto de tiendas de este tipo. (me llevé Funky de Birrificio Sant'Andrea, una rica Porter)

Por último, en lo que respecta a los bares, la mayor parte de ellos tienen una oferta similar a la de cualquiera de nuestro país, pudiéndose encontrar ocasionalmente alguna cerveza artesanal aunque con la mayor parte del mercado copado por las grandes marcas italianas como Peroni, Birra Moretti o en menor medida Menabrea, y algunas importadas como Heineken, Ceres, etc.
Lo que uno no puede olvidar es que hay 3 o 4 cervecerías cuya fama atraviesa fronteras por la gran variedad y altísima calidad de referencias disponibles. Entre ellas están Bir & Fud, Brasserie 4:20 u Open Baladin, pero posiblemente la más conocida sea Ma Che Siete Venuti a Fa', un diminuto local en mitad del Trastevere en el que se pueden encontrar siempre multitud de joyas de barril, la mayoría italianas, y otras tantas maravillas de botella. Cuando estuve en este último aproveché para tomar una deliciosa Our Beersel Lambiek, mientras que mi acompañante se tomó una APA de Lambrate más que correcta, ambas en perfectas condiciones aunque a 6 euros los 0'4 litros. Tuvimos suerte, eso sí, en que no había tanta gente como suele ser habitual y pudimos beberlas cómodamente y con calma.

Posiblemente no es tan conocida es una cervecería llamada Birrifugio, un garito cerca de la Stazione di Trastevere y ya lejos de la zona más turística, y sin embargo se convirtió en mi destino preferido para descansar con una cerveza después de las agotadoras jornadas turísticas a las que nos sometíamos. No tenían tantas referencias como en otros sitios pero su selección a mí me pareció más equilibrada, tanto en estilos como en procedencias, pudiendo encontrar por igual agresivas cervezas modernas italianas y clásicos extranjeros como por ejemplo Augustinerbräu Edelstoff de barril. Además el trato me pareció más cercano y el servicio mejor que en Ma Che Siete, aunque tampoco se podría decir que el de este último estuviese mal. La primera vez que estuve yo no pude resistir la tentación de pedir la Gose de Bayerischer Bahnhof de barril, cerveza que volvería a beber encantado a pesar de lo extraño que es el estilo, mientras que la musculosa optó por una excepcional Pale Ale de Founders, servida de cask.

A nivel de cerveza esto fue a grandes rasgos todo lo que dio de sí la semana que pasamos en allí, el resto del tiempo estuvo invertido en intentar exprimir al máximo esta inabarcable ciudad. Si alguien se ha quedado con ganas de conocer más lugares de Roma relacionados con esta bebida, recomiendo encarecidamente echar un vistazo a la pormenorizada revisión que hizo el Lupuloadicto a principios de este año. (parte I / parte II / parte III / parte IV)

jueves, 18 de diciembre de 2014

Terza Rima L'Ambrata

MARCA: Terza Rima
MODELO: Terza Rima l'Ambrata
ESTILO: Brune (7'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia


CARACTERÍSTICAS: Terza Rima es una forma poética creada por Dante Alighieri, empleada por primera vez en su obra maestra "La Divina Comedia". Esta referencia fue la que escogieron los responsables del grupo Togni, una empresa italiana dedicada a la producción y comercialización de vino y agua mineral desde hace más de 60 años, para dar nombre a sus linea de cervezas, elaboradas por Tenute Collesi en Apecchio, en el centro de Italia. Tienen en su catálogo actualmente 6 productos distintos, e indagando en su página web he podido comprobar se ha tomado la decisión dotarlos de ese halo de tradición hacia el que a veces se pretende orientar a las cervezas artesanales, pero llegando hasta un punto que puede resultar hilarante, llegando a decir cosas como que "al igual que el gran poeta Dante dio vida al lenguaje italiano, Terza Rima ofrece una experiencia sensorial nueva para esta antigua bebida" o "entra en nuestras cocinas para darnos nuevas emociones". Sea como fuere, vamos a dedicarnos ahora a la cerveza en sí, que es lo que importa.

La cerveza que elegí para representar a la marca en el blog fue su tostada de estilo belga, L'Ambrata, a unos 5 euros la botella de 75 cl. La abrí en casa tras un día agotador, y al servirla encontré un líquido de color marrón pardo, muy transparente para no ser filtrado, con una escasa capa de espuma gris alimentada por miles de burbujas. Su aroma es dulce y tremendamente frutal, muy representativo de las ales belgas. Es presentado por una gran cantidad de malta, con un intenso tueste acaramelado y cremoso, envuelto en plátano maduro, pera, algo de manzana golden y más secundarias frutas del bosque. Entre todo esto se detectan dejes de té árabe y azúcar moreno, completando un perfume evidentemente dulce pero sin excesos.

En boca sigue un patrón parecido; rebosa fruta madura, entre ellas plátano, pera y manzana asada, combinada con malta dulce y caramelo muy marcados, y leves notas de azúcar moreno y canela. De cuerpo medio, algo menor del que esperaba y que hizo que me recordase a una Dubbel, transcurre con calma y paso firme hacia un final de amargor moderado, ligeramente cítrica, con un calor enólico presente en el estómago y no en la garganta. A un lado deja suaves notas de especia picante, canela y lúpulo floral. Mi impresión general con esta cerveza fue bastante buena, no rompe los esquemas de nadie pero al compararla con un clásico belga no queda mal parada en absoluto. Es sabrosa, equilibrada y su precio, sobretodo comparando con el mercado italiano, es razonable. Me gustaría probar las demás de la fábrica.

NOTA:

domingo, 14 de diciembre de 2014

Baladin Open Rolling Stone

MARCA: Baladin
MODELO: Baladin Open Rolling Stone
ESTILO: Blonde con pimienta (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Italia

CARACTERÍSTICAS: Al tratar del floreciente panorama cervecero italiano no hay más remedio que hablar de Birra Baladin, sin duda una de las marcas más importantes en la actualidad, presente en multitud de países. Los primeros pasos de la empresa comenzaron con la apertura de la cervecería Baladin en Piozzo, al sur de Torino, por parte de su fundador, el carismático Teo Musso. Este hecho se produjo en 1986, pero no fue hasta 10 años después cuando el local se transformó en un brewpub y la primera elaboración propia vio la luz, época en la que el movimiento de la cerveza artesanal en Italia todavía estaba en pañales. Desde entonces su crecimiento ha sido imparable, hasta el extremo de que sus tentáculos ya han cruzado el Atlántico y han permitido el establecimiento de uno de sus cervecerías en Nueva York, además de otros 10 locales en diferentes ciudades de Italia.

De las varias decenas de cervezas distintas que producen, durante mi viaje a Roma encontré escondidas en un supermercado del Trastevere un par de botellas de su Open Rolling Stone, una versión de Open elaborada con pimienta. Tras un día agotador por la ciudad la serví en el único vaso que tenía a mano, (como podéis ver) y me topé con un líquido dorado con toques anaranjados, bajo un dedo de una cremosa y consistente espuma blanca, bastante apetecible. Escapaba como reptando un perfume de intensidad media, en cuyo núcleo está conformado por notas de malta dulce, miel y muesli, con recuerdos florales bien integrados. Alrededor se concentran manzana golden, plátano y más leve pera, limón dulce y pera, adornados con toques levadurosos, conformando un aroma agradable y cuidado, con muchos matices diferentes pero sin estridencias por parte de ninguno de ellos.

De cuerpo medio, resulta muy sabrosa en boca aunque es igualmente delicada. Mucha malta y fruta madura irrumpen desde el inicio, en cuyo dulzor predominan manzana y plátano, quedando miel y cereales de fondo. El paso es cremoso y calmado, no obstante el ritmo cambia un poco cuando se suman al sabor pimienta y gengibre junto con notas cítricas, destacando entre ellas el limón. Acaba derivando en un amargor marcado, ácido, picante y ligeramente herbal, con un cálido punto de alcohol potenciado por la especia que no pasa desapercibido aunque tampoco llega a estar descompensado. Al final resulta algo más dura de lo que sugería al principio, lo cual no quita que la impresión general sea bastante buena; se trata de una cerveza sabrosa, equilibrada y reconfortante, con el añadido de contar con algún ingrediente peculiar. En comparación con lo poco que me gustó otra de sus cervezas especiadas, Wayan, esta me ha parecido francamente buena. 

NOTA:

miércoles, 3 de diciembre de 2014

FFdA #6: Mikkeller / Three Floyds Hvedegoop (Malaga Wine Edition)

MARCA: Mikkeller / Three Floyds
MODELO: Mikkeller / Three Floyds Hvedegoop (Malaga Wine Edition)
ESTILO: Barley Wine de trigo añejado en barrica de vino de Málaga (10'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Dinamarca


CARACTERÍSTICAS: Por fin llegó uno de los momentos más esperados del año, la convocatoria semestral de Birraire del #FFdA (o Finde Fondo de Armario)... ¡y casi se me pasa de largo! Evidentemente no por propia voluntad, sino porque tengo desde hace tiempo algunos problemas con el blogroll... pero eso es otro asunto. Tenía varias candidatas para esta edición pero, puesto que en las últimas he presentado elaboraciones norteamericanas, me apetecía que la protagonista de esta estuviese producida en otra región, más que nada por cambiar un poco de aires. Al final me decidí por una colaboración entre una de las marcas danesas más reconocidas, el incansable Mikkeller, con otra reputada marca estadounidense, Three Floyds, que se habían juntado para crear lo que ellos llamaron un Wheat Wine, algo así como un Barley Wine de trigo, al que llamaron Hvedegoop y que podríamos traducir como "pegote de trigo". Sorprendentemente Joan acertó cuál iba a ser mi cerveza para este evento simplemente con decir "colaboración americo-danesa"... vaya puntería.

Esta edición de Hvedegoop, que llegó a mis manos por cortesía de Rubén del Club Bier, tiene además algo de particular, y es que ha sido añejada en barricas de vino de Málaga, como todos sabéis un vino dulce relativamente parecido al jerez. Luce un color rojo cereza, demostrando al trasluz una turbidez escasa mientras se tiñe de rubí. El líquido queda cubierto por una crema beige, que al instante se reduce hasta un velo de aspecto sedoso. El aroma es fantástico, comienza con denso caramelo y malta dulce acompañado de intensos recuerdos de melocotón, manzana asada y leves toques tropicales. Fresca y frutal, se combina con las notas de vino dulce y algo de madera, nada estridentes, haciendo un conjunto meloso y sugerente que se completa con delicado lúpulo floral.

Esta calidez está presente en el sabor desde el inicio del trago, con cuerpo medio y un paso sedoso por boca. Comienza repleta de malta, frutos secos, caramelo, y de fondo quedan tenues notas cítricas aportadas por el trigo. Poco a poco se infiltra el vino y la aspereza de la barrica, con timidez y sin grandes emociones, hasta terminar en un final enólico y seco, aunque con la presencia del dulzor del vino y contundente fruta madura, destacando uva, ciruela y cereza. Queda en el regusto leves recuerdos herbales y algo de especia picante. Me ha parecido una cerveza de calidad razonable, rica y disfrutable, pero nada excepcional. Pese a tantos detalles de originalidad, no acaba de destacar y pasa sin pena ni gloria. ¿Volvería a tomarla? Si me la regalan, sin ningún problema, pero no pagaría por volver a hacerlo y menos aún los casi 9 euros que tengo entendido que cuesta. Pese a la decepción... ¡larga vida al #FFdA! Y hasta la próxima.

NOTA:


domingo, 30 de noviembre de 2014

La Petra Superpetra

MARCA: La Petra
MODELO: La Petra Superpetra
ESTILO: Double IPA (8'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Cuando apareció la marca de cerveza La Petra corrí a reseñar su primera referencia, Volumen 1, pero en cuanto me enteré de que elaboraban en fábricas ajenas debo de reconocer que les dejé un poco olvidados. Evidentemente ellos siguieron trabajando duro, y con la reputación que estaban ganando sus cervezas era sólo cuestión de tiempo que pudiesen inaugurar sus propias instalaciones, cosa que sucedió durante el verano del 2014. Fue entonces cuando decidí revisitar sus cervezas, animado por las buenas palabras acerca del trabajo que llevan a cabo estos navarros que me habían llegado desde diversos ámbitos.

La entrada de hoy la dedico a una de sus cervezas más valoradas: Superpetra, la reedición de la primera IPA doble que lanzaron bajo el nombre de Agradecidos. Es de color pardo anaranjado, con escasas burbujas en el líquido que ascienden hasta una consistente capa de espuma ligeramente teñida de amarillo. Su potente aroma es especialmente agradable; intensas frutas tropicales ácidas como mango y piña, acompañadas de melocotón, albaricoque y mandarina en un segundo plano, se combinan con una contundente base de malta dulce, con un buen refuerzo de toffee y un toque de nuez. La guinda la pone un deje floral y cítrico, que acaba de completar un conjunto que apunta altísimo.

La entrada en boca es agresiva, con un amargor y una acidez marcadas en las que se extienden intensas notas de pomelo, limón y recuerdos medicinales, dejando claro que a la hora de hacer IPAs en Sesma no se andan con tonterías. De fondo se mantiene, como debe de ser, un andamio de malta dulce, algo de caramelo y fruta madura, con dejes tropicales, que sirve de soporte para el torrente de lúpulo que dirige el trago. Hacia el final el amargor se refuerza, gana acidez y se seca, y a la vez se suman flores, especia picante y un cálido punto de alcohol, para terminar en un regusto áspero con un repunte de fruta tropical. Es en mi opinión una elaboración fantástica, con grandes cantidades de lúpulo pero muy bien manejadas y respaldadas por una base de malta más que suficiente, evitando caer en la monotonía de la que pecan algunos ejemplos de este estilo. Si además tenemos en cuenta que cuesta 2 euros la botella, precio por el que no había visto hasta ahora ninguna IPA doble, se convierte en una de las opciones más recomendables cuando se tiene ganas de abrasarse las papilas. Da la impresión de que Sesma Brewing van a dar mucho de qué hablar en los años que vienen.

NOTA:

domingo, 23 de noviembre de 2014

Cata "Ibeerian" en La Vinoteca: Lado Oscuro

El Jueves 13 de Noviembre había sido el día elegido por el Bier Club de La Vinoteca de Pamplona para celebrar la 2º cata del ciclo que se está desarrollando ahora, Best Ibeerian Biers, centrado en las cervezas nacionales. El encargado de dirigir el evento e introducir las referencias elegidas fue Rodrigo Valdezate, vallisoletano conocido por ser la cara visible de uno de los blogs con más éxito de la esfera cervecera española, El Jardín del Lúpulo. La verdad es que tenía ganas de oírle hablar, así que cuando Rubén me ofreció asistir acepté encantado la invitación. Al llegar allí me sorprendió encontrar rostros que me resultaban familiares; por supuesto estaba Rodrigo pero también reconocí a Rubén González de Visual Beer, a quien desde hacía tiempo quería conocer en persona y con quien estuve intercambiando opiniones durante gran parte de la cata.

Las elegidas en esta ocasión fueron las siguientes:

- Tyris Smoky Porter (Valencia)
- L'Anjub Juliett Extra Stout (Tarragona)
- Fort Oatmeal Porter (Barcelona)
- Vier/Bayura Negrón Imperial Stout (Valladolid)
- Morlaco Estafeta (Navarra)
- Nómada Brewing Royal Porter
- Sagra Bohío Triple Especial (Toledo)

La sesión fue, sin duda, menos técnica que la anterior, pero estaba claro que Rodrigo tenía igualmente muchas cosas que contar. Con un ambiente animado consiguió fomentar bastante participación, además de arrancar en varias ocasiones una carcajada a los asistentes mientras desgranaba las cervezas elegidas. Hubo también algo de debate con los más experimentados en la elaboración de cerveza, y para los que sabemos menos de este tema nos sirvió para aprender algunas cosas interesantes.

En cuanto a las cervezas, mi impresión fue que había una disparidad de niveles alarmante. Por un lado hubo 3 botellas que me parecieron de una calidad tremenda, la Stout de L'Anjub, densa y contundente, Royal Porter de Nómada, mi favorita de la sesión por su intenso sabor y perfecto equilibrio, y Bohío Triple Especial de Sagra. La última me sorprendió particularmente porque, sin haber probado nada de ellos, no tenía un concepto tan bueno de esta marca.
En la otra vertiente, Smoky Porter de Tyris se me quedó muy corta tanto de cuerpo como de sabor; la Oatmeal Porter de Fort me pareció monodimensional, con sabor exclusivamente a lúpulo, aparte de no ajustarse para nada al estilo; Negrón no me acabó de convencer por culpa de una acidez un tanto peculiar; y por último la Imperial Stout de Morlaco no estaba en su mejor momento, al menos la que yo había probado en casa me pareció superior.

Una vez terminada la charla, y tras haber degustado 3 ricos pintxos entre medio, se votó por la mejor cerveza de la noche, siendo elegida Royal Porter de Nómada. Entre los participantes se sortearon además 3 packs de cerveza. Finalmente se dio por cerrada la sesión y gran parte de los asistentes nos reunimos en Manneken Beer para tomar la última antes de que concluyese el día. Nuevamente una tarde muy entretenida con una organización perfecta; y una vez más quiero agradecer a Rubén y al Bier Club el que me hayan permitido ser partícipe de ella.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Caelia Numantikon

MARCA: Caelia
MODELO: Caelia Numantikon
ESTILO: Blonde (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España


CARACTERÍSTICAS: En el año 2011 se fundó en Soria la microcervecera Caelia, siendo, si no me equivoco, la primera fábrica de Castilla y León. Detrás de ella estaba Marcos Sanz, natural de la región, un apasionado de la cerveza y del homebrewing, quien empezó a compaginar su trabajo de ingeniero agrícola con la elaboración de esta bebida a nivel profesional. El nombre de la marca es el que daban los celtíberos que habitaban en la zona a una bebida fermentada a partir de cereales, y bajo este emblema están casi desde el principio sus 2 elaboraciones: Trigo y Tostada. Sin embargo, la botella que ha llegado a mis manos por cortesía de Alejandra y sus padres (¡mil gracias!) es una elaboración especial preparada para la Asociación Cultural Celtibérica Tierraquemada.

De color amarillo yema, mate, presenta una opacidad que sorprende, sobretodo teniendo en cuenta la claridad de las maltas empleadas. Forma una capa de espuma bastante fina, que en escasos minutos se reduce hasta formar una media luna adherida al vidrio. El aroma es agradable; dulce, denso y muy maltoso, desprende por doquier fruta madura con alguna reminiscencia tropical, todo ello sobre una base de masa de pan. Está envuelto además en profundas notas de miel, perfectamente coordinadas con marcado lúpulo floral y toques de naranja dulce. Es una presentación ideal para una rubia belga, estilo al que supongo que pretende acercarse esta elaboración, capaz de despertar el ansia de beber en casi cualquiera.

Por desgracia en boca no mantiene el nivel, o al menos esa es mi impresión. Lo primero que llama la atención es el descontrol de la carbonatación, que dificulta disfrutar del trago al esconder detrás de una barrera de gas malta, cereales y fruta madura, sobretodo manzana y pera. El transcurso del trago es lento y calmado, pero tanto es así que al final resulta algo plano. Termina en un amargor muy moderado, con trazas cítricas, florales y frutales que desaparecen poco a poco, descubriendo un gusto habitual en algunas cervezas artesanales que no me suele resultar del todo agradable, como de agua manchada, aunque eso sí, muy ligero en este caso. En mi opinión le sobra gas y le falta sabor; soy consciente de que las 2 cervezas de esta fábrica tienen buena reputación, y no dudo de su calidad, pero la verdad es que esta elaboración no me ha gustado demasiado.

NOTA:

sábado, 15 de noviembre de 2014

Pilsner Urquell Edición Limitada 172 Aniversario

MARCA: Pilsner Urquell
MODELO: Pilsner Urquell Edición Limitada 172 Aniversario
ESTILO: Pilsener (4'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: República Checa

CARACTERÍSTICAS: Muchas veces he remarcado en este blog mi pasión, dentro del mundo de la cerveza, por la tradición, exaltando el buen hacer de grandes fábricas que desde hace varios cientos de años inundan Europa de productos de altísima calidad en los que se puede saborear la esencia de tiempos pasados. Con esto, podéis imaginar mi alegría cuando la semana pasada se pusieron en contacto con nosotros para ofrecernos poder probar la edición especial de este año los responsables Pilsner Urquell, una cerveza que es estandarte de clasicismo hasta el punto de llevar sobre sus espaldas la creación de uno de los estilos más consumidos en el mundo. Evidentemente aceptamos encantados.

Tenía el recuerdo de la promoción del año pasado, un bonito set de 4 latas de 50 cl con el diseño de los años 1925, 1937, 1984 y 1987; sin embargo, con lo poco que me agrada la cerveza en lata tampoco le hice demasiado caso. Mucho más de mi gusto es la promoción de este año, conmemorando un extraño 172 Aniversario han preparado una hermosa botella de 1 litro con cierre de tapón, al estilo de tantas fábricas centroeuropeas, protegida por una elegante caja. Si además de una presentación tan cuidada tenemos en cuenta la gran cerveza que está detrás, la verdad es que es un pack muy apetitoso.

No voy a reseñarla en esta ocasión, puesto que ya lo hicimos con anterioridad y no ha habido cambios en la receta para este lanzamiento. Para los interesados en adquirirla, va a estar disponible en los Corte Inglés de la Península durante las próximas semanas. Por último, quisiera agradecer a Pilsner Urquell y a HACHE-CS el detalle.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Tienda en Pamplona: Birrabox

Me dio pena cuando me enteré gracias a uno de los lectores del blog, chabi zgz, de la primera tienda de alimentación del Este de Europa que descubrí al venirme a vivir a Pamplona; la variedad que tenían no estaba mal, y encima pillaba muy a mano cuando, saliendo por ahí de bares, me apetecía más tomarme una Baltika 6 que pagar lo mismo por 20 cl de San Miguel o similares. De todas maneras poco me duró la tristeza, puesto que apenas 6 meses después me informaron Txus en este mismo blog, y algún día más tarde en persona Iker del Manneken Beer y Cervecerías de España, de la reapertura de este local, con un surtido además mucho más abundante y variado.

Evidentemente eso tenía que comprobarlo con mis propios ojos... y razón no les faltaba. El repertorio de botellas distintas del Este de Europa es el más completo de cuantos he visto hasta la fecha en tiendas de este tipo, con marcas que ni me sonaban, como la armenia Kilikia o la ucraniana Robert Doms, y además cuenta con algunas referencias de otros países. Éstas últimas son mucho menos interesantes, la mayor parte de ellas industriales ramplonas o muy conocidas, pero la primera vez que pasé por delante del escaparate estaba expuesta una Bière de Garde misteriosa que se me acabó escapando, y que espero volver a encontrar más adelante.

Las cervezas del Este estaban a precios tan competitivos como siempre, entre 1'50 y 2 euros casi todas, independientemente de si estaban refrigeradas o no, mientras que los del resto de cervezas debo de reconocer que no me fije. La atención también me pareció buena, con un trato amable y capacidad más que suficiente para asesorar al cliente. En lo que sí que pierde esta tienda respecto a la anterior es en la oferta de alimentación típica de países bálticos, que aquí es prácticamente nula, pero si lo que se busca son cervezas, esta es una opción estupenda.

Parece que sea fanático de este tipo de locales porque todos me parecen recomendables, pero la verdad es que, por lo general, la mayoría tienen muchos productos interesantes y buenos precios. Y esta, al igual que la que ocupaba el local antes, es para tenerla en cuenta.

NOTA (Mayo 2016): Esta tienda en activo pero los precios han subido considerablemente desde su apertura, superando la mayoría de ellas los 2'5 euros, e incluso en ocasiones más.


TIENDA: Birrabox
DIRECCIÓN: Calle San Agustín, 28
LOCALIDAD: Pamplona
PROVINCIA: Navarra

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Alvinne / Naparbier Gentleman Sour Ale

MARCA: Alvinne / Naparbier
MODELO: Alvinne / Naparbier Gentleman Sour Ale
ESTILO: Flanders Oud Bruin (11'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Hace escasos meses empezaron a rondar por la Península las botellas de otra de las muchas colaboraciones que Naparbier ha realizado en los últimos años: Gentleman Sour Ale. En esta ocasión, y a diferencia de los lanzamientos anteriores, la producción no había sido en la fábrica de Noáin, sino que fueron los navarros quienes desplazaron a las instalaciones de Alvinne en Moen, Flandes, para participar en la elaboración de esta cerveza con cepas de levadura Morpheus. No obstante este cambio de estrategia tenía truco, puesto que más o menos al mismo tiempo se preparó una cerveza hermana llamada Gentlelady Belgian Tripel Ale, también en colaboración con Alvinne, que vio la luz en la fábrica de Naparbier.

Huelga decir que me hice con las dos botellas y, tras haber comprobado la altísima calidad de Gentlelady, decidí presentar aquí al caballero. Se trata de una cerveza de un color negro muy opaco, con brillo marrón rojizo en su base, cubierta por una espuma color ceniza, escasa y que en minutos sólo deja un aro adherido a la pared de la copa. Sorprende la cantidad de sedimento que flota en la superficie, pero uno se olvida por completo en cuanto la atención se desvía hacia su intenso aroma, donde la sequedad de malta muy tostada, torrefacto y cacao se enzarzan en una riña con un marcado punto de dulce sirope de caramelo y frutas del bosque que intentan llevarse al conjunto a su terreno. Una sutil acidez parece escondida entre las maltas aunque sin ser capaz de romper, disimulada además por la evidente presencia de la levadura Morpheus, el frescor herbal del lúpulo y un toque de ahumado.

La entrada en boca es dulce y potente, abre con intensa malta tostada, azúcar moreno, caramelo quemado, fruta madura, y algo de torrefacto y café espresso, con un deje astringente que avisa de lo que se viene encima. Así, en cuanto el líquido pasa al final de la boca la acidez inicia un ascenso rápido, cargada de pomelo y algo de limón, mientras mantiene la base de tostados en el fondo. Final áspero y seco con recuerdos de café solo, levaduras lácticas y un medido punto dulce en el que acaba emergiendo el alcohol, aunque con un control sublime. Es una elaboración muy curiosa, pero el resultado final me ha gustado mucho. Dentro del tipo de cerveza que pretende ser, han conseguido un equilibrio nada fácil de alcanzar, permitiendo que no sea la potente acidez producida por las levaduras el único actor, sino que los distintos ingredientes conformen un aroma y un sabor variados y complejos.

NOTA:

miércoles, 29 de octubre de 2014

't IJ IJWit

MARCA: 't IJ
MODELO: 't IJ IJWit
ESTILO: Witbier (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Tenía en la despensa varias de las cervezas de 't IJ y me había planteado hacer la reseña de alguna en el blog, aunque no tenía muy claro de cual. Al final me decidí por su Witbier porque me pareció más interesante comentar una elaboración algo menos popular en vez de realizar la enésima crítica positiva de cervezas como Vlo Speciale o Struis, sobradamente conocidas por todos y apreciadas por muchos. Me apetecía bastante además tomar una cerveza de este estilo, en los últimos años he tenido algo abandonado y la verdad es que cuando tomaba marcas como Hoegaarden, St. Bernardus o Blanche de Namur disfrutaba como un enano. Así pues, aprovechando el agradable Sol del Domingo, me puse a ello.

Es una cerveza de un color miel velado, con una fina capa de espuma blanda compuesta por miles de burbujas microscópicas, alimentada por una carbonatación constante. Un aroma muy frutal llega a las fosas nasales, con el peculiar perfume similar a la naranja aportado por el cilantro siendo lo que más llama la atención. Por debajo de este queda suave malta dulce entrelazada con cítricos y agudas notas de albaricoque maduro, todo ello adornado por toques de clavo, un comedido perfume floral del lúpulo y algún deje picante. Sigue al pie de la letra lo que se espera de una buena Wit, sin estridencias.

En boca el trigo ataca al principio, tiene una entrada ácida, áspera, con limón, pomelo y algún recuerdo de aspirina, aunque en seguida hace hueco para que entren otras frutas, como naranja y albaricoque. El dulzor de la malta y suaves cereales y levadura van de la mano con el cuerpo, pero rápidamente dejan paso a un amargor enólico, algo astringente, que resucita importantes recuerdos cítricos, clavo y flores. Termina con calma, pausada e incluso un poco plana. En mi opinión está un poco pasada de amargor y alcohol para lo que es habitual en el estilo, algo más pesada de lo que me gustaría y le falta presencia del cilantro en el sabor. Entendamonos, no es una mala cerveza, los de 't IJ son incapaces de hacer nada que se califique como tal, pero creo que está lejos de las demás elaboraciones de la fábrica.

NOTA:

domingo, 26 de octubre de 2014

Crafty Dan 13 Guns

MARCA: Crafty Dan
MODELO: Crafty Dan 13 Guns
ESTILO: American Pale Ale (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Ahora que parece que el interés por la cerveza artesanal está en su punto álgido, ya son varias las grandes marcas que se han apuntado a elaborar productos que buscan una linea similar a los de estas empresas. La británica Daniel Thwaites ha sido una de las que han seguido esta tendencia al lanzar recientemente a la venta su serie Crafty Dan, producida en una microfábrica independiente de la principal, a diferencia de la mayoría de las cervezas elaboradas con esta estrategia por las grandes cerveceras. Las 3 primeras referencias que vieron la luz fueron Big Ben, Triple C y 13 Guns, y es esta última en la que me voy a centrar hoy.

13 Guns se trata de la interpretación británica de una India Pale Ale americana, cuyo nombre pretende honrar a los 13 estados norteamericanos originales. Exhibe un color pardo rojizo, rubí al trasluz, muy poco habitual en este estilo, con una turbidez moderada que permite ver alguna burbuja aislada. Su espuma, compacta y persistente, irrumpe en la cantidad justa, sin quedarse corta ni sobrecargar. En nariz se presenta con un rotundo fondo de malta dulce, potente caramelo, ciruelas, pasas, suaves higos e incluso alguna reminiscencia de cacao y dátiles. Sobre éste queda el lúpulo, cargado de frutas tropicales y algo de hierba, intenso, aceitoso, y a la vez perfectamente integrado. 

Sigue un patrón similar en boca, con una buena de carga inicial de dulce malta junto con notas de masa de pan y toffee, respaldada por un cuerpo consistente. La fruta madura también juega un papel relevante, aunque en este caso tiende hacia sabores menos oscuros, predominando manzana y pera. El dulzor inicial se atenúa ligeramente a medida que avanza el trago por la acción del lúpulo, que desprende recuerdos de naranja, suave mango y melocotón, y dejes cítrico. Deriva hacia un final poco agresivo, con notas tropicales, cítricas y algún toque herbal, antes de terminar en un regusto largo y quizá algo pesado. Poco lupulada si pretende ser una IPA, no obstante como APA daría el pego bastante bien. La principal pega que le veo es que la falta de gas aplana un poco el resultado final, aunque la sensación final es igualmente buena. Un buen producto de una gran cervecera, al menos en mi opinión.

NOTA:

lunes, 13 de octubre de 2014

Cata "Ibeerian" en La Vinoteca: Pale Ale

Cuando con el inicio del verano terminó el pasado ciclo de catas de La Vinoteca de Pamplona, yo estaba seguro que Rubén, quien se encarga de la organización de estos eventos, ya estaba pensando en el tema para la temporada siguiente aunque, para ser sincero, no tenía ni idea de por donde podían ir los tiros. Esta incógnita se mantuvo hasta hace un par de semanas, cuando Rubén me mandó por correo el programa de la primera sesión y pude comprobar que durante esta temporada el foco se iba a centrar exclusivamente en las cervezas nacionales.

El tema me resultó muy interesante ya que mis conocimientos sobre las micros españolas no son demasiado amplios. Además debo de reconocer que mis experiencias con estas fábricas han sido hasta el momento bastante decepcionantes, salvo por 7 u 8 excepciones más que notables, así que me apetecía que alguien me presentase algunas referencias de calidad para conocer otras marcas de las que puedo comprar botellas sin miedo a sorpresas. Como último punto positivo, el ponente que iba a encargarse de dirigir la primera cata ya tenía mi simpatía de antemano, pues no era otro que Igor Oyarbide, responsable de Localbier, una de las páginas dedicadas al mundo cervecil que más me han gustado en estos últimos años, además de llevar también Garagardo Ahotsa, web sobre la cerveza en euskera.

Empezamos la jornada con una presentación de Rubén, como es habitual, seguida de una disertación sobre aspectos bastante técnicos de la cerveza llevada a cabo por Igor, antes de meternos a probar a las Pale Ale protagonistas de la tarde:

- DouGall's 942 (Cantabria)
- Naparbier Napar Pale Ale (Navarra)
- La Petra Rubia (Navarra)
- Laugar EPA Euskadiko Pale Ale (Bizkaia)
- Edge Brewing Flor de la Vida (Barcelona)
- Bizarra Rubia (Salamanca)

Como siempre el tiempo se pasó en un suspiro, gracias en parte al buen ritmo que le introducía Igor mediante sus explicaciones cargadas de detalles sobre el proceso de elaboración, además de su disección de las características de cada cerveza, mientras Rubén completaba la sesión con acertados comentarios e interesantes matizaciones.

En cuanto a lo probado, mi sensación fue bastante positiva. La gran sorpresa fue, para mi gusto, la elaboración de los americanos de Edge, una APA de altísimo nivel; de todas formas, esto no quita valor a una vieja conocida como DouGall's 942. También me gustó bastante la EPA de Laugar, aunque la tónica general fue que le faltaba maduración. En el otro lado estaban Napar Pale Ale, que sin estar mal sin duda no estaba en su nivel habitual, quizá debido el cambio de maquinaria; La Petra Rubia, que a pesar de encandilar a la mayoría de los asistentes a mí no me entusiasmó; y por último Bizarra Rubia, una cerveza que difícilmente calificaría como una APA.

La verdad es que fue un genial comienzo para este nuevo ciclo de catas, estoy seguro que tanto las cervezas como los ponentes mantendrán un nivel por lo menos tan bueno como el demostrado en esta primera sesión. Simplemente me queda agradecer al Club Bier de La Vinoteca y a Rubén el haberme invitado.

martes, 7 de octubre de 2014

Arévaka Uxama Oro

MARCA: Arévaka
MODELO: Arévaka Uxama Oro
ESTILO: American Pale Ale (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Con las cervezas nacionales cada vez estoy más perdido, puesto que continuamente me llegan botellas de marcas cuya existencia ignoraba por completo. Es el caso de ésta que comento hoy, que me trajeron mis padres, (¡gracias mil!) junto con otras 2 variedades de la misma marca, después un viaje por la Península con parada en el bellísimo Burgo de Osma, donde está emplazada la fábrica. La empresa, cuyo nombre hace referencia al pueblo celtíbero que ocupaba la zona Este de Castilla y León en la época prerromana, comenzó sus andaduras en el año 2012, y elaboran en la actualidad 4 cervezas, varias de ellas con recetas bastante atrevidas que incluyen ingredientes como miel o enebro.

Cuando me inicio en una marca suelo preferir probar primero su cerveza más sencilla, ya que me permite hacerme una impresión general de la fábrica y a la vez estimar qué es lo que puedo esperar de sus productos. Eso hice con Arévaka, y una tarde del fin de semana pasado me lancé a probar su Uxama Oro. Se trata de una cerveza color bronce anaranjado, de importante turbidez, que genera al servirla una fugaz espuma blanca de la que apenas queda nada pasados unos minutos. Desprende un perfume dulce y variado, de intensidad leve-moderada, en el que se combinan malta y toffee con gran cantidad de fruta, principalmente naranja y albaricoque, mientras envuelve una capa de lúpulo floral. Quizá queda un poco corto, pero el conjunto es bueno.

En boca, sin embargo, las cosas no parecen ir tan bien. Inicialmente presenta una acidez bastante descontrolada, cargada de limón y pomelo, que acaba derivando en tenues notas de malta tostada, frutos secos y algo más prominente naranja dulce. Termina con un amargor marcado, astringente, con un deje floral, toques de cítricos y fruta madura, siendo manzana golden lo que más llama la atención, antes de concluir el trago de forma bastante rápida. La sensación que tuve es de estar frente a una cerveza simple, poco carismática e incluso un poco rústica, y además el escaso cuerpo no contribuye a darle el empuje que en mi opinión necesitaría. Cuando reposa y se calienta gana un poco, aunque tampoco llega a convencerme. Por algún motivo sospecho que las otras referencias me van a gustar más... al menos eso espero.

NOTA:

lunes, 29 de septiembre de 2014

Tienda en Zaragoza: Cervezorium



NOTA IMPORTANTE: Esta tienda cerró en Marzo del 2016.

Hace ya más de 2 años que dejé atrás Zaragoza, y al hacerlo me descolgué bastante del panorama cervecil de la ciudad. Poco a poco han ido llegando a mis oídos algunas novedades, siempre con algo de retraso, sobre las cuales intento investigar cuando puedo: estuve al tanto de la apertura de la tienda Biera y de su cierre pocos meses después, me he ido enterando de la aparición de algunas nuevas marcas de cerveza aragonesas y, por último, hace 3 meses supe de la existencia de Cervezorium, una tienda especializada en cervezas que lleva alrededor de un año instalada cerca del centro.

Desde hace ya un tiempo tenía planeado hacer una visita a esta tienda la próxima vez que fuese a la ciudad, y el pasado fin de semana surgió la ocasión. Así, me acerqué una mañana del Sábado con la idea de llevarme alguna botella de las que había visto en su página de facebook, siempre en función del precio al que estuviesen. Entre el repertorio encontré prácticamente de todo, desde clásicos de diversas procedencias hasta cervezas de marcas modernas de gran renombre, como Moor, Brooklyn, Stilwater, De la Senne, Moylans, Anchor, Rogue, Brewfist, De Molen, etc, e incluso alguna rareza, como unas artesanales eslovenas cuyo nombre soy incapaz de evocar. Había además una estantería dedicada casi en exclusiva a referencias aragonesas y/o nacionales, mostrando así el fuerte interés del dueño en potenciar el consumo local, y una modesta recopilación de material de homebrewing.

Me gustó comprobar al charlar con su dueño como, al igual que yo, no entiende la cerveza de calidad como un producto dentro del mundo "gourmet" sino más bien una como bebida popular, y por ello intenta mantener los precios tan bajos como le resulta posible. En este aspecto hay que reconocer que, salvo las Cantillon, que estaban algo caras para lo que se suelen encontrar en España, las demás cervezas estaban bien de precio aunque, eso sí, sin demasiadas diferencias respecto al resto de tiendas físicas nacionales.

Tras decidirme por un par de botellas de De La Senne me despedí, volviendo a casa con una sensación bastante buena. Quizá no sea la tienda que más me ha gustado hasta el momento pero tiene cosas que valoro mucho: calidad, honestidad y buen ambiente. Volveré sin dudarlo cuando pase de nuevo por la ciudad.




TIENDA: Cervezorium
DIRECCIÓN: c\ Braulio Lausín, 4
LOCALIDAD: Zaragoza
PROVINCIA: Zaragoza

lunes, 15 de septiembre de 2014

Tienda en Pamplona: Oso Blanco

 NOTA IMPORTANTE: Esta tienda cerró durante el verano del año 2015.

Uno de los vicios que he adquirido desde que me trasladé a Pamplona es comprar fruta, verdura y carne en comercios de barrio. Desde luego es una práctica que tiene muchas ventajas: la calidad de los productos es mejor, o al menos esa es mi impresión, sale mejor de precio y encima apoyas a la economía local... sin embargo, también me supone perder más tiempo en comprar porque, por algún motivo que no acabo de comprender, me he encariñado con tiendas que me pillan un poco lejos. Pues bien, esta manía me permitió detectar hace un par de semanas una tienda de productos del Este que de otra forma jamás habría encontrado, pues no habría tenido ningún otro motivo para pasar por la calle del barrio de San Juan en la que recientemente abrieron sus puertas.

Su nombre, Oso Blanco, le resultará familiar a algunos habitantes de esta ciudad porque hasta hace unos meses adornaba el rótulo de una pequeña tienda de alimentación emplazada en Travesía Bayona, también regentado por los mismos dueños. Recuerdo haber echado algún vistazo al pasar por delante, cuando todavía estaba abierta, sin que ninguna cerveza llamase la atención; sin embargo, cuando vi lo que se escondía tras el escaparate de su nuevo local en la calle Monasterio de Irache ¡casi me saltaron los ojos de las órbitas!

Las botellas de cerveza apiladas tras el cristal son sólo el anticipo de las más de 20 marcas distintas de varios países del Este de Europa que se pueden encontrar dentro de su nevera, entre ellos Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Polonia o Lituania, aparte de otras tantas en las estanterías y algún ejemplar de kvass. Por supuesto, y al igual que la mayoría de los comercios de este tipo, no venden exclusivamente cerveza sino que también cuentan con refrescos variados de diferentes orígenes y licores, con especial énfasis en el vodka. En cuanto a la parte de alimentación, en comparación con otras tiendas de Pamplona como Nash Delikatessen la oferta es algo menor en lo que se refiere a carne y charcutería, aunque no se echan en falta productos de otro tipo.

Hacía tiempo que no me resultaba tan interesante la oferta cervecil de una tienda de este tipo; el día que la descubrí salí fascinado, y más todavía al volver un par de semanas después y comprobar que gran parte de las botellas que había visto en la primera ocasión habían cambiado. Los precios además no podrían ser más económicos: salvo excepciones todas están por debajo de 1'30 , e incluso alguna ni siquiera llega a 1 . Por último, el amable dependiente muestra en todo momento una gran disposición a asesorar al cliente, lo que puede ser muy útil para todos aquellos que no estamos muy familiarizados con la gastronomía de Europa Oriental. Recomendadísima.


TIENDA: Oso Blanco
DIRECCIÓN: Calle Monasterio de Irache, 35
LOCALIDAD: Pamplona
PROVINCIA: Navarra

domingo, 7 de septiembre de 2014

Baias Ambar

MARCA: Baias
MODELO: Baias Ambar
ESTILO: Amber Ale (4'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Con agua del macizo del Gorbea, entre Álava y Vizcaya, elaboran sus productos desde el año 2007 una de las cerveceras nacionales que se pueden empezar a considerar veteranas, Baias Garagardotegia. Su fábrica está emplazada en Oiardo, un pueblo oculto en una zona privilegiada de los montes de Euskadi, y además muy cercana a la cuenca del río que da nombre a la marca. Hacía tiempo que tenía ganas de probar algún producto de esta marca, principalmente por las buenas referencias dadas por un sabio en materia cervecil como Chela, de la C.A.A.C, y aprovechando que tengo una buena amiga vitoriana le pedí que me trajese un par de botellas... dos semanas antes de que las incorporasen a las referencias del supermercado de debajo de mi casa. En fin, cosas que pasan, lo que no quita que le tenga que agradecer a Alejandra el haberme conseguido estas cervezas, además de alguna cosilla especial que se vendía en la tienda Birrak de la capital de Euskadi. ¡Eskerrik asko!

Ésta que comento hoy fue la primera referencia que salió al mercado, una Amber Ale de apenas 4'5º de alcohol. Es de color pardo anaranjado, con reflejos rojizos al trasluz, y produce al servirla una abundante espuma beige, de burbuja gruesa y aspecto cremoso. El aroma evoca a las Ale belgas, con un importante dulzor compuesto por malta, denso y pegajoso caramelo, y notas de azúcar candy, completado mediante abundante fruta madura, entre las que predominan melocotón en almíbar, plátano, y más leve manzana asada y níspero. Tras el ataque inicial se empiezan a notas dejes levadurosos, notas de miel muy bien ensambladas y lúpulo floral, terminando de redondear un perfume que sin duda tiene al dulce, pero capaz de conservar el equilibrio.

El sabor sigue una linea similar, aunque sin duda es más plano. Predomina el dulce, de nuevo dirigido por malta levemente tostada, toffee y fruta madura, con algo más de énfasis en los cítricos, sobretodo naranja, y algo de albaricoque. El trago pasa fugaz por boca, con una efervescencia algo excesiva que apaga un poco el sabor, para terminar en un final de amargor comedido, cítrico y herbal, y ligeramente astringente. Quedan en el largo regusto recuerdos de lúpulo floral y notas fenólicas, muy representativas de lo percibido hasta el momento. Esperaba más de esta cerveza, a tenor de los comentarios que me habían llegado, y la verdad es que no me parece que llegue a romper. Los principales problemas que le veo es que, si bien en nariz es compleja y variada, carece de cuerpo y expresividad en boca, (en parte por culpa del exceso de gas) quedando una cerveza que sin ser desagradable tampoco es capaz de mantener la atención. De todas formas, me da la impresión de que, si esos aspectos se corrigen, el resultado podría ser bastante bueno.

NOTA:

domingo, 31 de agosto de 2014

Thornbridge Jaipur India Pale Ale

MARCA: Thornbridge
MODELO: Thornbridge Jaipur India Pale Ale
ESTILO: India Pale Ale (5'9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra


CARACTERÍSTICAS: A pesar de ser un país con un buen número de fábricas en funcionamiento desde hace varias décadas, superando algunas incluso el siglo de actividad, hay algunas cerveceras jóvenes que están recibiendo mucha atención estos últimos años. Entre ellas estaría sin duda Thornbridge Brewery, una fábrica fundada en el año 2005 en Thornbridge Hall, una casa de campo del condado de Derbyshire cuyos orígenes datan del siglo XII. Inicialmente eran Stefano Cossi y Martin Dickie quienes estaban al cargo de la elaboración, pero 2 años más tarde el segundo abandonó la empresa para crear junto a James Watt la archiconocida Brewdog, por lo que fue sustituído por Kelly Ryan. En los años siguientes se fueron incorporando otros profesionales, contando en este momento con más de 30 trabajadores que han conseguido situar a esta cervecera en lo más alto del panorama británico actual.

La que voy a comentar hoy es posiblemente su elaboración más representativa, una India Pale Ale llamada Jaipur, galardonada con múltiples premios desde su creación. Es una cerveza de color dorado mate, ligeramente pálida, con alguna burbuja aislada que asciende con rapidez a través de un líquido de leve turbidez. De su consistente espuma blanca jabonosa escapa un aroma profundo, con un fondo de malta dulce, galleta, suave miel y algún toque de cereal, cubierto por una generosa ración de fruta fresca, entre la que destacan limón maduro, naranja de sangre, suave manzana, y en una capa superior melocotón y maracuyá. Llama la atención la presencia de trigo crudo, poco habitual en este estilo de cervezas, que se entrelaza con marcado lúpulo floral y toques de clavo y cilantro.

Este perfume tan plácido no es otra cosa que el anticipo de un sabor también relajado, con un paso por boca denso y sedoso. Empieza dominando la malta, acompañada de cereales y trigo crudo, y progresivamente se va sumando la fruta, aunque con un dulzor mucho más limitado que en nariz. Se detectan con facilidad limón, pomelo, uva blanca y arándanos, mientras que notas de naranja amarga y manzana verde son algo más esquivas. Durante todo el trago mantiene un perfil ácido, lo que sirve para que el amargor final, bastante marcado, resulte menos estridente. En este campan a sus anchas los cítricos, junto con una buena dosis de hierba y pino, y un leve deje medicinal y mineral que delata su origen británico. Es una IPA sobria y elegante; lejos de los extremismos del nuevo mundo, aunque más fresca y frutal que la mayoría de los ejemplos británicos. La verdad es que siempre me ha parecido una elaboración sensacional, muy completa y trabajada, y que no desmerece en absoluto a su reputación.

NOTA:

domingo, 24 de agosto de 2014

Emelisse Innovation Series: Smoked Rye IPA

MARCA: Emelisse
MODELO: Emelisse Innovation Series: Smoked Rye IPA
ESTILO: India Pale Ale de centeno ahumada (6'2% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Países Bajos


CARACTERÍSTICAS: Con lo mucho que acostumbran a gustarme las cervezas de Emelisse, cuando vi en mi tienda habitual una botella de sus Innovation Series sentí ganas de colaborar con esta fábrica en la experimentación. De esta gama tenía fichada desde hace tiempo su Crème Brûlée Stout, una cerveza cuyo nombre no podría resultar más apetitoso, pero por desgracia la que estaba en las estanterías no era ésta, sino una IPA de centeno con malta Rauch, una mezcla bastante peculiar y, por qué no decirlo, peligrosa, a la que me enfrenté con ciertas dudas acerca de lo que podía encontrar. Lo que sí que tenía claro es que, fuera como fuese, el resultado merecía por lo menos un post aquí para relatar la experiencia.

El color que me iba a encontrar era todo un misterio, aunque por el centeno se podía deducir que iba a tener un tinte algo oscuro; así fue, y al servirla en copa me encontré un líquido color bronce anaranjado, de aspecto turbio. De su compacta espuma gris emanaba un llamativo aroma, inicialmente copado por bayas, uvas, cítricos, hierba y más leves recuerdos florales, quedando un perfume quemado en segundo plano. En cuanto reposa la cerveza este último emerge y le gana la mano al lúpulo, al envolverlo en un ahumado marcado, con toques de carbón, bajo el cual subyacen malta dulce, frutos secos y un mínimo punto tostado.

En boca el orden se invierte. Lo primero en aparecer es la dulce malta, acompañada por suave caramelo, especias picantes y fruta madura, destacando uva blanca, naranja dulce y algo de albaricoque, para dejar después paso al ahumado, con un fondo de cítricos y hierba. Éste se potencia en los últimos instantes, extendiendo intensos recuerdos de pomelo, limón, pino, hierba y mínimo jengibre que se combinan con el amargor final, mientras un dulzor maltoso impregnado de centeno y humo constituye el fondo. Para lo rara que es la combinación el resultado es bastante bueno, y tanto la agradable textura como el equilibrio con el que se presentan todos los matices son prueba fehaciente de que detrás de esta elaboración hay una mano habilidosa y experimentada. No obstante hay algo que me molesta, posiblemente el humo, y que me hace no tener especial interés volver a tomar esta cerveza. Supongo que es a lo que se exponen los experimentos.

NOTA:

jueves, 14 de agosto de 2014

The Kernel India Pale Ale Citra Galaxy Mosaic


MARCA: The Kernel
MODELO: The Kernel India Pale Ale Citra Galaxy Mosaic
ESTILO: India Pale Ale (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: The Kernel es una de esas marcas que cautivan desde el primer momento, y bastan un par de botellas para tener el convencimiento de ninguna de sus elaboraciones van a resultar decepcionantes. Esto yo lo tenía muy claro tras probar dos de sus cervezas oscuras, Export India Porter e Imperial Brown Stout London 1856; lo que no me imaginaba es que sus productos más lupulados me iban a gustar tanto o incluso más, a pesar de que no son el tipo de cervezas que más me apasionan. De todas formas tampoco puedo quejarme, ya me habían avisado varias personas, de entre las que recuerdo a Dámaso y a Albert Espinosa, de la habilidad de Evin O'Riordain a la hora de crear IPAs y similares.

Entre las IPA de The Kernel que tengo en la despensa me pareció interesante comentar esta, porque entre los lúpulos que la componen está Mosaic, una variedad que parece estar muy de moda últimamente. Se trata de una cerveza de color amarillo pajizo, con suficiente turbidez para recordar a una Weizen. La recubre una resplandeciente espuma blanca brillante, que poco a poco se reduce hasta quedar una fina membrana. En nariz... ¡simplemente monstruosa! Una combinación exquisita de fruta tropical con cítricos, sobretodo naranja, y otras frutas mediterráneas como melocotón, albaricoque y nísperos, todo ello infiltrado de malta, caramelo y almíbar. El resultante es dulce pero equilibrado, a lo que contribuye una potente cobertura de lúpulo floral, con algún tenue toque de miel, y marcados recuerdos de hierba fresca y jengibre que aparecen al alejar la copa.

Como suele suceder en este estilo, la frutalidad del aroma se convierte en acidez y especia en boca, con una entrada de jengibre y clavo que al instante es invadida por pomelo, limón e incluso plátano maduro. Poco a poco va saliendo el potente sabor de la malta, suave caramelo, naranja y algo de albaricoque, acompañado por una cierta efervescencia que, junto con la acidez, aligera el trago. Al final se introduce de forma progresiva en un final áspero, agresivo, de amargor marcado, rebosante de hierba, algo más secundarios cítricos y pino, y leves recuerdos de aspirina. Es una cerveza marcadamente seca y astringente pero, entre la complejidad de su sabor y el cuerpo que exhibe, consigue una dimensión que la hace cualquier cosa menos monótona. Es una exhibición perfecta de como meter grandes cantidades de lúpulo en cada botella sin matar de aburrimiento (y amargor) al que se somete a la elaboración.

NOTA:

lunes, 4 de agosto de 2014

8 Wired Hopwired New Zealand I.P.A.

MARCA: 8 Wired
MODELO: 8 Wired Hopwired New Zealand I.P.A.
ESTILO: India Pale Ale (7'3% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Nueva Zelanda

CARACTERÍSTICAS: 8 Wired es posiblemente la cervecera de "La Tierra de la Larga Nube Blanca", habitualmente conocida como Nueva Zelanda, más popular a nivel internacional. Lo curioso es su fundador, Søren Eriksen, es en realidad un danés que se trasladó con su mujer a esta isla en el año 2007, cuando su experiencia con el homebrewing era todavía breve y poco satisfactoria. Con la intención de dedicarse a la elaboración de cerveza de forma profesional, comenzó a trabajar en Rennaisance Brewing en Blenheim, y un año después los dueños le permitieron elaborar su propia cerveza en sus instalaciones; así vio la luz la primera de las cervezas de 8 Wired en Octubre del 2009. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, entre ellas la demanda de sus cervezas, lo que les obligó a trasladar parte de su producción a otra fábrica neozelandesa llamada Auckland's Steam Brewing Company, y la gran cantidad de premios que han ido cosechando a lo largo de los años.

La que comento hoy es una de sus elaboraciones más conocidas, una IPA de estilo americano y, según sus propias palabras, la primera en ser elaborada únicamente con lúpulo neozelandés, concretamente Nelson Sauvin, Southern Cross y Motueka. Es una cerveza de color dorado con intensos destellos naranjas, casi transparente, hasta el punto que se podría plantear si está filtrada. Quizá en espuma va algo más justa, partiendo de un dedo y medio nada más servirla, que se reduce a una membrana en escasos minutos, no obstante el aspecto es bastante bueno. Al acercarla a la nariz, el primer pensamiento que pasó por mi cabeza fue acerca de las fantásticas cualidades de los lúpulos de Nueva Zelanda, que crean un potentísimo torrente de frutas entre las que destacan toneladas de mango, naranja dulce, curaçao, uva blanca y más suave maracuyá y melocotón, una mezcla profunda e intensa que es a su vez respaldada por dulce malta, almíbar y denso caramelo. Se pueden encontrar además notas de miel dispersas, y un volátil recuerdo herbal y de pino que, sin ser lo más prominente, su presencia es clara. 

En boca, el sabor da el primer paso con una medida acidez efervescente, que al final del trago queda en la lengua junto con un leve toque picante. Le sigue la malta y el caramelo, acompañadas por un séquito de frutas entre las que destacan de nuevo mango, melocotón y naranja, además de una importante carga de bayas silvestres y uva blanca que trasladan el sabor a registros algo menos dulces. Ya a mitad del trago se empieza a detectar un gusto especiado a alcohol, antes de concluir con un amargor intenso en el que se juntan marcadas notas de pino, cítricos y más suave hierba, en todo momento respaldadas por malta y almíbar. Queda un regusto mucho más áspero, enólico y resinoso de lo esperable por el aroma, propio de las IPA más agresivas, pero con el carácter frutal de la cerveza de Nueva Zelanda. No sé si se debe a la composición de sus tierras, puesto que en el vino de esta región también aparece esta característica, pero lo que está claro es que las cervezas de allí tienen determinados elementos que las hacen fácilmente reconocibles. Y ésta, además de reconocible, es fantástica, tan fresca como sabrosa y muy muy bien equilibrada.


NOTA:

sábado, 19 de julio de 2014

Oripell

MARCA: Oripell
MODELO: Oripell
ESTILO: Blonde de cebada, trigo y avena con cilantro y anís (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Tras varios años elaborando cerveza en casa, un grupo de amigos de Elche decidió entrar en terreno profesional y, tras ponerse en contacto con un productor para elaborarla, concretamente Manu de Cervezas 69, en el año 2013 la marca Oripell vio la luz. Remarcando las raíces de sus responsables, su nombre hace referencia al papel dorado que cae del cielo durante la representación del Misteri d'Elx, motivo que también exhibe su etiqueta. Yo no conocía la marca hasta que hace alrededor de un mes y medio Carlos Barrera, uno de los artífices de este proyecto, se puso en contacto con nosotros, ofreciendo enviarnos una muestra de sus cervezas para que diésemos nuestra opinión. Una vez más quiero agradecerle que contase con nosotros para valorarla.

Oripell se trata de una cerveza rubia de inspiración belga en cuya elaboración se emplean cilantro y anís, ingredientes de difícil manejo, sobretodo el último, que hacen de esta cerveza una apuesta arriesgada, como le comenté a su creador. Es de color naranja, con periferia dorada y destellos pajizos, y forma al servirla una escasa espuma blanca, que en pocos minutos se reduce a un círculo adherido al vidrio. Su aroma es complejo, y a la vez fresco y agradable. En éste, lo que más llama la atención es el perfume del cilantro, envuelto en potente malta, cereales y el carácter cítrico del trigo; de fondo se nota algún deje anisado, aunque con esfuerzo, y más difuso lúpulo floral alemán. De base queda el dulzor de la malta, mínimo caramelo y un toque lácteo de la avena. Me sorprendió muy gratamente esta entrada, recuerda a una Wit algo más pesada, quizá en el estilo de Hoegaarden Grand Cru.

En boca comienza fresca y ligera, con intensos recuerdos de cereal limpio, destacando las notas cítricas del trigo, suave malta dulce y caramelo, y un toque de cilantro. En seguida cambia por completo el panorama, el cuerpo gana volumen y un leve deje anisado escondido en el inicio pasa a primer plano, arrastrando consigo caramelo, manzana madura, ciruela blanca y tenue canela, que amortiguan en parte su prominente sabor, aunque se acaba haciendo algo pesado. En el final tanto anís como cilantro son muy evidentes, y en un amargor seco se combinan con naranja dulce, especia picante, claras notas florales y un leve deje medicinal, envueltos en una calidez alcohólica razonablemente bien controlada. Lo cierto es que la cerveza está bien, pero posiblemente por culpa del anís al final se puede acabar haciendo algo pesada, más aún si no se es demasiado amante de este ingrediente. Mi opinión es que quizá el empleo de maltas más oscuras podría ensamblar mejor todos los sabores y hacer que resultase un poco menos estridente; de todas formas, es una cerveza de una calidad más que suficiente y una originalidad indiscutible.

NOTA: