domingo, 27 de enero de 2013

Lervigs Jul

MARCA: Lervig

MODELO: Lervigs Jul
ESTILO: Brune de Navidad (6'8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Noruega

CARACTERÍSTICAS: Entre los elevados precios de Noruega y los portes de este país no perteneciente a la Unión Europea, beberse una cerveza de este país supone un desembolso importante de dinero, superior a lo que estoy dispuesto a gastarme en una botella salvo en muy contadas ocasiones. Esto, sumado a las pocas marcas que llegan habitualmente a la Península, es la causa de que hasta que Gabriel de Zombier nos mandó esta cerveza junto con su correspondiente vaso como regalo navideño solo hubiese probado una cerveza de este país, la espectacular Dark Horizon de Nøgne Ø, detalle en esa ocasión de Ana. Está elaborada por Lervig, una pequeña cervecera de Stavanger, en el Sur de Escandinavia, en funcionamiento desde el final del 2007, aunque sus cervezas se comenzaron a producir en Agosto del 2005 en la Mack Bryggeri, en Tromsø.

La que nos envió Gabriel es la navideña de la fábrica, que tiene la cualidad, según los elaboradores, de garantizar la vuelta de Santa Claus al año siguiente si se le deja un vaso al alcance. Es muy opaca, de color marrón oscuro algo oxidado, y genera al vertirla un par de dedos de espuma beige, de los que persiste hasta el final al menos medio centímetro. Desprende un aroma dulce, casi palpable, de malta tostada y caramelo, recubiertos por toffee y sirope. Al instante asciende, desviando la atención, un perfume de anís estrellado eclipsando notas más moderadas de regaliz negro, cereza picota y licor. El lúpulo, con un papel más bien discreto, se encarga de atenuar tanto dulce con un suave frescor algo herbal.

De cuerpo medio en boca y muy sabrosa, se junta de nuevo una dulce base de malta tostada, sirope de caramelo, acompañada de notas de cereza, frutas maduras, suave regaliz y licor. El anís está presente en todo el trago, pero en vez de estorbar como en alguna otra cerveza navideña armoniza los sabores, los junta en una sola entidad. El amargor final llega con tranquilidad, pero una vez instaurado es firme, algo arisco en la garganta, y desprende durante el tiempo que queda enganchado notas de naranja, anís, otras especias picantes y mínima hierba. Deja un regusto algo alcohólico, que deja los sabores agarrados al fondo de la garganta durante unos segundos más. Como bien la definen sus responsables, es una cerveza cálida, perfecta para crear una atmósfera navideña. Me gusta también lo bien que controla el anís, que si bien es un ingrediente que puede arruinar una cerveza si no se tiene demasiada habilidad en su manejo, cuando se emplea de forma adecuada puede crear elaboraciones muy interesantes. Mil gracias, Gabriel, por el detalle.

NOTA:



miércoles, 23 de enero de 2013

Harviestoun Old Engine Oil

MARCA: Harviestoun
MODELO: Harviestoun Old Engine Oil
ESTILO: English Porter (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Una de las cervezas elegidas para acompañar la comida de Navidad fue esta english porter escocesa, a la que tenía muchas ganas, ya no solo por su nombre, sino por los comentarios tan satisfactorios que había leído en la red. Hugo habló hace tiempo de su variante rubia, la Harviestoun Bitter & Twisted, post en el que habla un poco de la cervecera Harviestoun. Estas cervezas nos fueron entregadas por los amigos de la distribuidora catalana Crusat.

La botella viste una elegante etiqueta en la que aparece un coche antiguo, haciendo honor a su nombre. En el vaso es negra y opaca como el petróleo, y viene acompañada por una capa de espuma beix burbujeante y ácida, de duración y tamaño moderados. Este aspecto llamó la atención de todos los de la mesa.

En su aroma destaca la malta tostada y el café, delicado pero con cierta intensidad. Se adivinan notas de cacao y lúpulo. En boca presenta un despliegue de matices similar, siendo el café lo más predominante, acompañado de malta torrefacta y nueces. Es ligero y suave, pero no pierde intensidad en el sabor. Su final es amargo y un poco seco, dejando un rico retrogusto en la boca.

Un genial ejemplar del estilo, no ha decepcionado lo más mínimo.

NOTA:



domingo, 20 de enero de 2013

St. Peter's Winter Ale

MARCA: St. Peter's
MODELO: St. Peter's Winter Ale
ESTILO: Winter Warmer (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Las pasadas Navidades busqué como un loco, y al final me quedé sin la cerveza de invierno de una de mis fábricas inglesas predilecas: St. Peter's, aunque a cambio conseguí la estupenda Samuel Smith's Winter Ale. Este año, sin embargo, ha pasado a la inversa, y he compensado la sorprendente desaparición de esta última con haber encontrado en la Vinoteca mi ansiada St. Peter's Winter Ale. No creo haber salido ni perdiendo ni ganando con el cambio, pero lo que está claro es que echaré de menos la navideña de de Samuel Smith.

Como parece obligatorio, esta cerveza de invierno es muy oscura, de color marrón ébano que se torna pardo rojizo en el fondo del vaso. Lleva por sombrero una espuma beige muy apetitosa, que se reduce con rapidez. Al abrir la botella llega a las fosas nasales un aroma dulce, almibarado, que sin embargo al servir la cerveza no lo es tanto, sino que encaja a la perfección dentro de la habitual sobriedad británica. Malta bien tostada, nueces y almendras establecen un núcleo firme, al que se añaden suaves recuerdos cítricos y de café, ténues toques de caramelo, y las fácilmente reconocibles notas de lúpulo inglés, herbales y medicinales. Aroma sencillo, nada espectacular pero no deja insatisfecho, más bien un aperitivo que prepara para el primer sorbo.

En boca se desata, y de su base se puede sacar además de abundantes frutos secos, caramelo y malta tostada, que llega incluso al torrefacto, algo más secundarias aunque también evidentes notas de chocolate negro, regaliz y suave anís. El trago es denso, cremoso, con un suave dulzor inicial ocupado por ciruelas, pasas y bayas del bosque, que progresivamente sucumbe al agua y el lúpulo británico y acaba volviéndose más bien amargo y seco, con toques cítricos. Se sumerge con elegancia en el amargor, que se reparte entre hierba, limón, nueces y cacao, para terminar con un medido soplo de alcohol y especias picantes, dejando leves matices minerales y salados en el largo regusto. Calida y compleja, y muy fiel al estilo, como suele ser habitual en St. Peter's. Me sorprendió el que el torrefacto fuese tan claro, no esperaba que llegase a un tostado tan acentuado, pero le da un toque algo diferente que personalmente agradezco. Una apuesta segura para el invierno, y en mi opinión de lo mejor de esta fábrica. Recomendadísima.

NOTA:



miércoles, 16 de enero de 2013

Urthel Samaranth 12 Quadrium

MARCA: Urthel
MODELO: Urthel Samaranth 12 Quadrium
ESTILO: Quadrupel (11'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Las cervezas Urthel son un proyecto de la maestra cervecera Hildegard van Ostaden, en colaboración con su marido, Bas, responsable del diseño, quien tuvo la idea de emplear a los protagonistas de unas historias de fantasía que estaba escribiendo, los Erthels, para dar forma a la imagen que desde el año 2000 identifica las creaciones de su esposa. A partir del año 2006 Urthel se comenzó a elaborar en la Abadía de Koningshoeven, conocida por ser la cuna de la marca La Trappe, aunque la cerveza que voy a comentar hoy es anterior a esta fecha, pues fue ideada para ser servida durante la boda de la pareja, en el año 2002.

Solo hay una cosa mala que puedo decir de esta Quadrupel, y es que la espuma es escasa y con una retención mínima, quedando restos de crema dispersos flotando en la superficie; no es que sea lo fundamental, pero así ya me puedo centrar en los aspectos positivos, que no son pocos. De la copa, teñida de un cristalino color marrón pardo, emana un agradable e intenso aroma resultado de la combinación de malta, caramelo y toffee con pasas, dátiles, ciruelas y un toque de naranja, adornados con suaves aunque firmes recuerdos de regaliz, anís y canela. Sorprende bastante, sobretodo teniendo en cuenta el estilo y la graduación, lo refrescante que llega a ser al olfato, sin duda debido a la acción del lúpulo, cuyo perfume herbal se extiende como una gota de aceite.

La textura en boca es una delicia, es oleosa y acaricia el paladar dando una sensación sedosa al pasar, mientras deja un sabor también potente que sigue el esquema del aroma, es decir mezcla de malta tostada dulce con frutas maduras y una leve reminiscencia cítrica. Los dátiles ganan algo de fuerza y a medida que avanza el trago se combinan con naranja de sangre, cerezas, suaves especias picantes y un calido soplo de alcohol, dando un final profundo y reconfortante. Es menos pesada que la mayoría de las Quad que he probado, pero también es de las más complejas y mejor equilibradas, de hecho sus 12º de alcohol podrían pasar perfectamente por 7º.

NOTA:
 



Actualizado por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: Llevaba un tiempo con esta robusta cerveza rondando en mis alacenas, y tras utilizarla como muestra de cerveza quadrupel para un ejercicio audiovisual (que espero no tardar en tener listo), la abrí en una suculenta cena multitudinaria. Tenía grandes esperanzas puestas en esta cerveza, al ser un estilo que me es tan interesante y tras leer los comentarios a la entrada anterior a esta, de Hugo.

El aroma impacta en la nariz fuertemente al abrir la botella. El color de la cerveza servida en copa es de un rojizo oscuro y cristalino, con una carbonatación media-alta vista al traslúz. La espuma es blanca, de burbuja muy fina, y al contrario que a Embracing, me resultó abundante y duradera. El aspecto es espléndido.

En su aroma destacan notas malteadas, con caramelo, melocotón y especias en menor medida. Su sabor me dejó loco, pues no me resultó tan poco pesada como había leído. Los matices son intensísimos, con el alcohol presidiendo el trago desde el principio. La malta torrefacta, seguida de un toque picante y algo amargo, el afrutado a melocotón y pasas, y ese regustillo a inconfundible ale belga fuerte bordan un trago poderosísimo.

Me ha parecido incluso demasiado fuerte, algo descompensada en su sabor por las notas alcohólicas, traducido en ardor en el paladar y el estómago. No obstante, es una cerveza que juega a mi juego, sin duda.

NOTA:




martes, 15 de enero de 2013

Mahou Negra

MARCA: Mahou
MODELO: Mahou Negra
ESTILO: Dunkel Lager (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Y toca hablar de la lager oscura de la marca Mahou, de cuya 5 Estrellas hablamos hace unos días. Nace en 1980, la misma época que Mahou Clásica. Como ellos definen, cerveza tipo Munich, característica por sus maltas tostadas que le brindan el color oscuro. A fin de cuentas, una opción distinta a las tan conocidas rubias aquí en España.

Viste un color negro como el café, sobre el que se posa una capa de espuma beix que no dura mucho y termina convirtiéndose en burbujas. Despide un aroma a café amargo, cacao y malta, que en el sabor se traduce en un fuerte matiz dulce bastante agrio, con notas de café, y un final lupulizado.

Es refrescante, pero tiene cierto toque metálico que poco a poco va haciendo que la cerveza pierda calidad en su sabor. No hay mucho más que se pueda decir, una cerveza sin mucha personalidad, pero pasable. Había probado variedades oscuras de algunas industriales nacionales, pero no la de Mahou, y la diferencia no es muy abismal, no pasan de ser muy normalillas.

NOTA:
 

 

CARACTERÍSTICAS: Llevaba siglos sin comentar una cerveza industrial española, más que nada porque tengo al alcance botellas mucho más apetecibles, y tampoco mucho más caras. Tanto es así, que esta Mahou que voy a reseñar hoy ni siquiera la he comprado yo, sino que me regalo mi cinéfilo hermano Nacho. De aspecto es marrón roble, ligeramente translúcida, con una capa de espuma beige de escasa duración. En nariz no se puede decir que sea demoledora, pero lo cierto es que se defiende con decencia; muestra una mezcla compacta de melosa malta tostada, cacao, suave caramelo, y leve regaliz, sin tan apenas presencia del lúpulo. Lo que por desgracia no se escapa al olfato es el maíz, que forma parte del dulzor de la malta tostada, y le da el carácter artificial de este tipo de cervezas. 

A boca llega muy justa, y la falta de cuerpo tampoco ayuda demasiado, pese a conservar una buena carbonatación. Crea un núcleo de tostados y café solo, con algún recuerdo de cacao, regaliz y toffee, manteniendo el dulzor que ofrecía en el aroma, manchado de maís. Sin muchas más florituras desemboca en un final de amargor claro aunque moderado, adornado por lúpulo y especias picantes, para dejar un regusto largo cargado de más café y regaliz. Una cerveza pasable, no llama demasiado la atención y el maíz le hace perder bastante. No obstante, las he visto peores, tanto industriales como artesanales. Coincido con la valoración de mi compañero.

NOTA:
 

viernes, 11 de enero de 2013

Brewdog International Arms Race

MARCA: Brewdog
MODELO: Brewdog International Arms Race
ESTILO: India Pale Ale elaborada sin lúpulo (7'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Es frecuente ver colaboraciones entre distintas fábricas para sacar cervezas al mercado en común, sobretodo últimamente; lo que sin embargo no es tan habitual es ver un combate entre dos cerveceras como en este caso, en el que la escocesa Brewdog y la americana Flying Dog se desafiaron a elaborar cada una de ellas una IPA, pero sustituyendo el lúpulo por diferentes plantas, frutos y especias, es decir, una IPA de 0 IBU.La botella apareció de repente en Zombier, y en un pedido conjunto con el amigo Rubén, "alias Mendimundi", éste tuvo el detalle de coger un para mí.

De color pardo rojizo, con una turbidez mínima, es facilmente confundible con un zumo puesto que en escasos minutos desaparece casi por completo su espuma, dejando una media luna amarillenta adherida al cristal. En el aroma, de gran intensidad, lo más prominente es sin duda la especia, entre las que llama la atención sobretodo el gengibre; también juegan un papel fundamental los cítricos y la hierba, con notas de limón, suave naranja y enebro. Sustenta el conjunto una base de malta sin demasiada relevancia, en la que se infiltran uva blanca, frutas del bosque y bayas, que arrastran un poco hacia el dulce.

Con algo de confusión respecto a mis impresiones, me dispuse a dar el primer trago... y la verdad es que la experiencia no fue del todo buena, puesto que el contacto muestra una cerveza con cuerpo pero sin apenas gas, que me resultó más parecida a una infusión que a otra cosa. Es mucho más dulce que en aroma, más comedida, con un núcleo de malta dulce, caramelo y bayas más secundarias, quedando al mismo nivel que éstas últimas notas de enebro y gengibre. El trago se ve envuelto por suaves dejes de cítricos y uva blanca, que se ensamblan en un amargor algo ácido, claramente potenciado por el picante, en el que resurge el sabor a gengibre y vuelve a ser protagonista. Termina con un regusto largo, afable, impregnado del omnipresente gengibre, que deja en segundo plano bayas y hierba. Muy original, por supuesto, y como experimento es interesante, pero definitivamente no es una cerveza para mí, me recuerda las Ginger Beer estilo Crabbie's que tan poca gracia me hacen. Probablemente se deba a que tanto gengibre me cansa en seguida, y pese a que no se puede decir que este saturada por esta especia, para mi gusto es excesiva. No obstante, mil gracias a Rubén por el genial detalle.

NOTA:

martes, 8 de enero de 2013

Slaapmutske Hop Collection

MARCA: Slaapmutske
MODELO: Slaapmutske Hop Collection
ESTILO: Pale Ale (10% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Y tras una considerable temporada sin escribir por aquí, regreso cabizbajo aunque con ganas de retomar esto, con unas cuantas cervezas nuevas bajo el brazo. Para empezar, esta ale belga de nombre sinuoso que probé hace bastante tiempo y de la que no había podido hablar aún. Es un regalo de los amigos de Cervezas Especiales, a los que agradecemos muchísimo el detalle.
Hugo ya comentó las Blonde y especial de Navidad de la marca.

Se encuentra entre una pale ale belga fuerte y una IPA belga. Esta cerveza viste un color anaranjado ambar no demasiado cristalino. No se percibe demasiada carbonatación en el caldo, aunque se intuye algo gaseosa. La espuma, blanca y cremosa, se mantiene en cantidad, con una textura sedosa y burbujeante.

Al deschaparla despide un intenso aroma a lúpulo fresco muy agradable, en el que aparecen también notas afrutadas, cítricas y a malta. No se queda atrás el alcohol, que ya en el olor se averigua como fuerte.

El trago es suave, muy fácil de beber para el contenido alcohólico (10%) que tiene. Afrutada y cítrica sobre todo, destacan la ciruela y el melocotón maduro. Tiene también matices malteados, a caramelo y levadura, para terminar con un final amargo y ligeramente seco.

Riquísima cerveza, sin ninguna duda.

NOTA:



martes, 1 de enero de 2013

Duvel Tripel Hop 2012 (Citra)

MARCA: Duvel
MODELO: Duvel Tripel Hop 2012 (Citra)
ESTILO: Ale Dorada Fuerte (9'5% ABV)

PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Que una fábrica tan reputada como Duvel Moortgat saque una nueva cerveza siempre es una buena noticia, y si encima es dentro de una marca con un solo modelo (sin contar con Duvel Groen, que me dejó algo frío), por otra parte de altísima calidad, la expectación que se llega a crear es verdaderamente importante. Pues bien, el año pasado salió a la venta Duvel Tripel Hop, una versión de la Duvel original que pone más énfasis en el lúpulo, con una primera tirada elaborada con Saaz, Styrian Goldings y Amarillo. No tuve oportunidad de probarla entonces, pero por suerte este año ha vuelto, sustituyendo Amarillo por el lúpulo americano Citra, y he podido hacerme con un par de botellas en Cervezorama y en La Vinoteca.

Es de color dorado apagado, pajizo, ligeramente turbia, recubierta con una espuma blanca jabonosa que es alimentado por una columna de burbujas que ascienden como continuando al cuello de la copa. El lúpulo no pasa desapercibido en el aroma, y aporta intensas notas de limón, naranja, pino, resina y hierba fresca, aderezados con una ajustada ración de pimienta y clavo. Quedan así en segundo plano frutas tropicales, levaduras, un suave recuerdo lácteo y mínima malta. Es un perfume muy completo puesto que, a pesar de que la acidez y el picante son sin duda fundamentales, permite que se exprese también el dulzor de base. 

En boca se acentúa el lácteo antes mencionado, y combinado con los cítricos recuerda con claridad al yogur de limón, siendo lo que predomina al principio del trago. No obstante, este carácter dulce pronto sufre el acoso de intensas notas de especias, hierba, piña, albaricoque, y más tenues mango y levadura belga. Este hostigamiento consigue finalmente neutralizar al dulce por completo en los últimos instantes del sabor, convirtiéndolo en una pugna entre acidez y amargor que no se consigue resolver, mientras se desprenden potentes recuerdos de cítricos, hierba, pino y picante que conforman un final áspero, arisco, para desembocar en un regusto seco, cargado de lúpulo. Al echar los posos de la botella se suaviza un poco, no obstante sigue siendo bastante dura. Una cerveza muy interesante en mi opinión, arriesgada por su agresividad pero no me da la impresión de que esté descompensada, aunque sí que es cierto que fuerzan algo la cuerda. Parece como si fuese una reinterpretación de Duvel por De Ranke, además con una calidad digna de esta segunda fábrica.

NOTA: