viernes, 31 de diciembre de 2010

Cervecería en Zaragoza: La Cebada

No son pocas las veces que en los comentarios de alguna reseña nos han recomendado La Cebada, una cervecería situada en la márgen izquierda del Ebro, en el 24 de la calle Caminos del Norte, aludiendo a la gran variedad de marcas que en este establecimiento ofrecen. Por desgracia yo vivo al otro lado del río por lo que muy a mano no me pilla, así que por falta de tiempo, aunque para ser sincero la pereza también tuvo algo que ver, todavía no había pasado por allí a explorar (se sobreentiende que con una cerveza en la mano). Sin embargo, bastó terminar examenes el 17 de Diciembre para estar allí el 18 por la noche, libro en mano y sediento tras un largo trayecto en bicicleta, dispuesto a comprobar las tan ensalzadas virtudes del local.

Con toda probabilidad no escogí el mejor dia para visitar el local puesto que nada más tomar asiento me percaté de que me había situado entre dos parejas que estaban entablando agrias discusiones (supongo que sobre la batalla de Waterloo) sin ninguna pinta de ir a resolverse en un corto periodo de tiempo, mientras un grupo cantaba canciones a coro en una de las mesas del fondo (cosa que por otra parte no me molesta en absoluto, de hecho me parece bastante lógico en un Sábado por la noche en España). No obstante esto no me impidió apreciar la maravillosa decoración del local, que es sin exagerar la mejor que he visto nunca en una cervecería, con estanterías repletas de botellas antiguas de todos los países, decenas de jarras de cerámica y multitud de artículos relacionados con el mundo cervecil; ni tampoco más adelante concentrarme en mi libro mientras disfrutaba de rica cerveza. Tampoco podría pasar sin mencionar las 3 o 4 neveras repletas de botellas de distintas marcas, desde Anchor, Flying Dog o Saranac pasando por De Molen, IV Saison, De Dolle y un larguísimo etcétera, que hicieron que se me iluminasen los ojos nada más verlas, infinitas copas de todo tipo, y una zona con una veintena de mesas donde se puede cenar cualquiera de los platos que se ofrecen.

En seguida me atendió el camarero, cuyo servicio y trato es en mi opinión uno de los puntos más fuertes de La Cebada por su amabilidad y su accesibilidad, y me preguntó qué quería tomar, tras lo cual me sugirió una cerveza de Navidad, a lo cual accedí sin pensármelo demasiado. La cerveza en cuestión fue Tongerlo Christmas, muy normalita y bastante ligera, pero aún y todo más que aceptable, que me sirvió para pasar un agradable rato enfrascado en Guerra y Paz (sí, todavía) Cuando la terminé el ambiente se había calmado por completo, pagué en torno a 4 euros por la cerveza y antes de irme charlé un rato con el dueño, que me comentó, entre otras cosas, que abrieron hace unos 3 años y que son varias las distribuidoras que les suministran, una de ellas La Maison Belge, la misma empresa que trabaja con la cervecería Manneken Beer de Pamplona.

En resumen, un local muy bien cuidado con una variedad de cervezas difícil de igualar, un servicio impecable y unos precios que, sin ser baratos, son los habituales para este tipo de cervezas. Tuve la mala suerte de escoger un día algo agitado, pero eso no empaña en absoluto la imagen del local, que bajo mi punto de vista es posiblemente el mejor de este estilo que existe en este momento en Zaragoza. Lo único malo que podría señalar es que la carta de cervezas no estaba del todo actualizada, cosa que no es demasiado grave, y que está permitido fumar, pero como esto último cambia en un par de días deja de ser un inconveniente. Con toda probabilidad volveré a visitarlo varias veces durante este nuevo año que comienza en apenas 5 horas, puesto que a pesar de la distancia merece la pena.

Por último, pido disculpas por las espantosas fotografías pero de todas las que tomé estas son las dos únicas medianamente aceptables, no estuve nada diestro con la cámara. En otra ocasión tomaré mejores, y así además mostraré algo más del interior de la cervecería.

CERVECERÍA: La Cebada
DIRECCIÓN: Calle Caminos del Norte, 24
POBLACIÓN: Zaragoza
PROVINCIA: Zaragoza

martes, 28 de diciembre de 2010

St. Georgen Bräu Fest Bier Fränkisch

MARCA: St. Georgen Bräu
MODELO: St. Georgen Bräu Fest Bier Fränkisch
ESTILO: Märzen (5'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania


CARACTERÍSTICAS: Fastuoso regalo navideño del compañero de blog Embracing, consistente en un grupo de tres cervezas de distinta índole (St. Georgen Bräu, Old Foghorn y Saison Dupont) ante el cual no pude hacer nada salvo sonreir, pues su regalo, también consistente en cervezas, había sido consumido el día anterior en una alocada noche de celebración. Pero barajo nuevas opciones de compra que seguro repondrán su inocencia navideña perdida. O eso espero.

La primera de las cervezas que abrí en una de las cenas más copiosas, se trataba de St. Georgen Bräu Fest Bier Fränkisch, una oktoberfest. Desarrollada por la cervecera que lleva su nombre, St. Georgen Bräu, se dice que conserva el mismo proceso de elaboración desde 1624. Una cervecera que tiene una gran variedad de cervezas de todos los estilos.

La Fest Bier Fränkisch es de un limpio color dorado y cristalino, en el que se ven infinidad de burbujas que se aferran a las paredes del vaso y suben a la superficie, apresuradamente, formando una capa fina y burbujeante de espuma blanca. Su aroma es bastante floral, con presencia del lúpulo sobre todo y malta. En el trago entra con intensidad, denotando el sabor amargo, con base leve de malta y caramelo. Tiene un final seco y ágrio, sin pérdida de intensidad.

Me ha sabido correcta, sin grandes pretensiones, una cerveza disfrutable.

NOTA:

lunes, 27 de diciembre de 2010

Samichlaus Classic

MARCA: Samichlaus
MODELO: Samichlaus Classic
ESTILO: Doppelbock de Navidad (14% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Austria

CARACTERÍSTICAS: Si hay una cerveza navideña por excelencia esa es Samichlaus, la cerveza de San Nicolás, que se produce únicamente durante el día de este santo, el 6 de Diciembre, y se madura durante 10 meses antes de embotellarla. La encargada de esta labor es Eggenberg, la cervecera emplazada en el castillo austriaco que le da nombre, en activo desde el siglo XIV. Por si estas peculiaridades no fuesen ya suficientes, posee además una altísima graduación, llegando a alcanzar un ABV de 14%, lo que la convierte en una auténtica bomba.

No soy demasiado partidario de cervezas de tan alta graduación, quizá por malas experiencias anteriores, no obstante no había oído más que elogios acerca de Samichlaus, lo cual, junto a su curiosa historia, me hizo decidirme a adquirirla. Supongo que es por la cantidad de alcohol, pero nada más servirla la espuma desaparece por completo y por el líquido marrón rojizo no se ven casi burbujas, lo que le da un aspecto algo terrorífico, sin embargo el aroma, al ser bastante más ligero de lo esperado, tranquiliza bastante. Consiste en una mezcla de malta tostada dulcísima y mucho caramelo, con notas muy intensas de pasas y dátiles, azúcar moreno y té inglés más secundario, y un soplo importante de alcohol, muy evidente.

Me temía ya que mucho no me iba a gustar y así fue, aunque me esperaban algunas sorpresas. En boca es también extremadamente dulce, con malta dulce, dátiles, ciruelas pasas, azúcar quemado y caramelo desde el primer instante y con mucha fuerza, acentuando sobretodo las frutas, pero sin ser tan pesada y compleja como suponía, al contrario se bebe con relativa facilidad. El alcohol se va introduciendo de forma progresiva, curiosamente sin ser demasiado prominente en ningún momento, y forma un intenso regusto junto con dátiles, abundante picante y fruta madura, calentando la garganta. Para mi gusto es demasiado dulce y junto con la falta de carbonatación hace que parezca sirope, por otro lado controla bien el alcohol y pasa con facilidad... no repetiría, aunque tampoco me parece una mala cerveza.

NOTA:

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Oxit Blonde

MARCA: Oxit
MODELO: Oxit Blonde
ESTILO: Bière de Garde Blonde (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: Y finalmente la tercera de las Oxit, la última cerveza que quedaba de las que me traje del país vecino. Con alegría puedo decir que no será la última francesa que tome en mucho tiempo, pues la amiga Jara vuelve por Navidad cargada de espumosas, de su estancia en Rennes.

He de decir que estoy completamente encantado con esta marca francesa. Esta última variedad, Oxit Blonde, ha sido la que menos me ha sorprendido, aunque no se ha quedado muy atrás. He de decir que las tres cervezas se mostraron impacientes a la hora de ser abiertas, pues todas se comenzaron a sobrar de manera espumosa un par de segundos después de entrar en contacto con el aire. Por suerte, eso no mermó su calidad. Como dije en la anterior, ya hablamos un poco de la historia de esta marca en el post de la Oxit Ambrée.

Esta cerveza de trigo tiene un color ambar claro bastante turbio, con espuma blanca no muy abundante pero que no llega a desaparecer, dejando una capa esponjosa en la superficie. Un aspecto muy habitual en estas cervezas de trigo. El habitual aroma afrutado a plátano, muy trigal, penetra en la nariz enseguida. Su sabor deja un matiz más ácido de lo habitual, con recuerdo de manzana y plátano, malta y caramelo. Pero no llega a un final apoteósico, como viene siendo habitual en cervezas de la talla de Franziskaner o Paulaner. Se queda un poco en camino, sin desmerecer los matices trigales que le confieren al sabor.

Es una buena cerveza, pero sin duda sufre el eclipse de las otras dos.

NOTA:

lunes, 20 de diciembre de 2010

Brewdog Hardcore IPA (1º Edición)

MARCA: Brewdog

MODELO: Brewdog Hardcore IPA (1º Edición)
ESTILO: Double IPA (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: He de reconocer que no tenía la más remota idea de que existiesen ya dos ediciones de esta cerveza, puesto que si hubiese sabido antes que mis oportunidades de probar la primera se agotaban conforme pasaba el tiempo habría comprado esta botella mucho antes. Cualquiera que haya leido el blog estos últimos dos años habrá visto que las cervezas bastante lupuladas son muy de mi agrado, de hecho no hay una sola IPA de las que he comentado que no me haya parecido sobresaliente, y si a esto le sumamos que Brewdog es una de mis marcas predilectas cualquiera habría dicho que esta era una apuesta sobre seguro. Pues quizá no tanto...

Su aspecto es impecable, quizá algo más clara de lo que esperaba para una IPA doble, de color prácticamente naranja y algo más parduzca por la zona más cercana a la densa espuma beige, que se adhiere con fuerza a la pared del vaso. En cuanto al aroma tampoco hay nada que objetar, es muy potente, se aprecia la malta, aunque en todo momento bajo un avalancha mezcla de cítricos, sobretodo naranja, frutas tropicales, entre ellas piña y mango, y melocotón y albaricoque más de fondo, completado con claros toques de miel, hierba y un toque floral muy prominente.

Sin embargo en el sabor, pese a ser complejo y estar perfectamente equilibrado, no quedo del todo satisfecho y ahora comentaré por qué. Comienza tranquilo, con intensa malta dulce acompañada por naranja, melocotón y frutas tropicales, estas ganan fuerza y a su paso por la garganta deja la boca seca, repleta de hierba, flores y pino, con una acidez y un amargor más que considerables, y un destacado gusto levaduroso. El alcohol, de carácter algo especiado, va apareciendo paulatinamente para dejar al final un regusto que recuerda al de la ginebra (no tan extremo, claro), pero bañada en lúpulo. Si pinta tan bien, ¿qué problema tengo? Pues la verdad, la densidad, me parece que es bastante ligera para ser una IPA doble, en mi opinión le falta cuerpo para el estilo... cosa que no le pasaba a Hercules Double IPA. Ansioso de probar la nueva edición estoy, a ver si es ahí donde está el cambio (además de en la graduación alcohólica, que pasa de 9º a 9'2º)

NOTA:

domingo, 19 de diciembre de 2010

No a la censura. No a la Ley Sinde. No al cierre de webs.


Hace un año, en Diciembre de 2009, mostramos nuestro desacuerdo con la nueva Ley de Economía Sostenible suscribiendo el Manifiesto en Defensa de los Derechos Fundamentales de Internet. A día de hoy la situación no solo no ha cambiado sino que se ha demostrado, gracias a Wikileaks, que esta ley ha sido impuesta, en gran medida, por presión del gobierno estadounidense, en colaboración con partes interesadas de dentro de nuestro país.

El próximo Martes día 21 dicha ley podría ser aprobada y sus consecuencias son impredecibles, solo hay una cosa segura, los cambios que puedan surgir a raíz de esta normativa no van a ser nunca a favor del ciudadano, sino de los intereses de las grandes industrias. Si no se hace algo para impedir este atropello, censura y control es todo lo que nos espera a los internautas, está claro que los grandes lobbies no van a parar hasta conseguir que Internet sea un equivalente a la televisión del que puedan seguir sacando tajada.

Por este motivo, durante el día de hoy vamos a dejar de lado la cerveza para mostrar nuestra indignación por un asunto que nos preocupa más aún, y es que me temo que estamos jugandonos mucho más de lo que creemos.

http://www.noalcierredewebs.com/2010/12/no-la-censura-no-la-ley-sinde-no-al.html

sábado, 18 de diciembre de 2010

La Chouffe

MARCA: Chouffe
MODELO: La Chouffe
ESTILO: Ale Dorada Fuerte (8% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: En parte por la excelente calidad de sus productos, además de por su peculiar y cuidada imagen, la Brasserie d'Achouffe es conocida en el mundo entero, a pesar de que la primera de sus cervezas, que es la que voy a reseñar hoy, vio la luz en 1982. Según he podido leer en su página, y transcribo literalmente, "a final del verano del año 2006, los fundadores de la cervecera tomaron la decisión de confiar el destino de sus queridos elfos a Duvel-Moortgat". Supongo que esto significa que la empresa fue vendida a Duvel... cosa que, por lo que he podido comprobar, no le ha supuesto perjuicio alguno a la cerveza.

Es una cerveza rubia, algo oscura y turbia, que servida en copa parece que esté en ebullición por la enorme cantidad de burbujas que surgen. El aroma es fantástico, intenso y muy frutal, pero en vez de dominar los ejemplares más dulces destacan sobretodo piña y maracuyá, más secundarios melocotón y manzana, y cierta acidez cítrica. Esta última permite que la levadura se manifieste con claridad, la cual junto con un punto picante, un toque de miel y lúpulos florales acaban de completar un inicio tan prometedor.

Aunque mantiene el dulzor típico belga, en boca resulta más ácida de lo que esperaba. Frutas tropicales y albaricoque comienzan con fuerza, aunque sin saturar la malta, y les acompaña una acidez herbal, frutal, floral y ligeramente especiada, con un importante toque levaduroso, que hace cada trago muy entretenido. Al final aparece el alcohol, con mucha moderación, que se acopla a la perfección a la naranja y el picante, siendo estos tres matices los que quedan en el largo regusto. Refrescante, robusta y no muy dulce, un claro ejemplo de cómo me gustan más las Ales de este país.

NOTA:

viernes, 17 de diciembre de 2010

Beer Bloggers Conference 2011

No somos nada partidarios del copia-pega, menos aún del spam que con cierta regularidad nos llega al correo del blog, no obstante esta iniciativa me ha parecido suficientemente interesante como para darle toda la difusión que sea posible.

Nos lo remite Allan Wright, y se trata de un congreso que pretende reunir a bloggers de todas partes del planeta que escriban acerca del mundo cervecil. Las ciudades elegidas son Londres, el fin de semana del 20 al 22 de Mayo del 2011, y en América en Portland, Oregon, el del 19 al 21 de Agosto, y durante la estancia no se pretende otra cosa que conocer a otros bloggers, aprender y, por supuesto, beber buena cerveza... la verdad es que no parece un mal plan. Para más información, http://beerbloggersconference.org/

Este es el texto completo del e-mail:

Hello Beer Bloggers,

I am emailing to tell you about the first-ever Beer Bloggers Conference to be held in Europe. The conference will take place May 20-22, 2011 in London, England and will bring together beer bloggers and beer writers from around Europe and hopefully from other areas as well. The goals of the conference are to meet other beer bloggers, learn more about blogging, have fun, and taste great beers. The conference follows from our 2010 conference held in Boulder, Colorado and will be the sister conference to one on August 19-21, 2011 in Portland, Oregon.

Please see http://www.BeerBloggersConference.org for all the details and to register. Unfortunately, the conference will be held only in English. I hope you can join us in London or Portland and please help us spread the word to other beer bloggers.

Sincerely,

Allan Wright
Beer Bloggers Conference

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Oxit Brune

MARCA: Oxit
MODELO: Oxit Brune
ESTILO: Bière de Garde Brune (6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: Aprovechando un momento de respiro entre montaje y montaje (a altas horas de la madrugada), vamos a hablar de otra de las cervezas de la marca Oxit que traje de Francia, la Oxit Brune. Curiosa variedad que ha llamado bastante mi atención. Ya hablamos de la historia de la cervecera y de la marca en el comentario de la Oxit Ambrée.

Esta cerveza luce un color marrón pardo muy oscuro, algo turbio, con espuma beix en la superficie que no dura excesivamente pero que no llega a desaparecer del todo. Enseguida saca a relucir un enigmático aroma, con base de chocolate, café, malta y un olor que no llegué a identificar hasta saborearlo en el trago: vainilla.

De igual manera se presenta con gran presencia el sabor, un torrente de matices. De primeras hace aparición la malta tostada, el caramelo y el chocolate, que poco a poco van dejando notar un matiz a castañas, café y alcohol que confieren al trago un gusto peculiar. La nota final la marca la vainilla, quizás el ingrediente esencial en el punto culminante, acaparando el protagonismo sin llegar a empalagar. Finalmente un regusto seco y duradero de chocolate, que deja una grata sensación.

Ciertamente he quedado sorprendido, me ha parecido una cerveza muy interesante con gran cantidad de matices.


NOTA:

domingo, 12 de diciembre de 2010

Pelforth Brune

MARCA: Pelforth
MODELO: Pelforth Brune
ESTILO: Brune (6'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: Esta ha sido la primera en caer de las que traje de mi viaje por el País Vasco francés, sin contar con algunas Bières de Garde que antes de llegar a Zaragoza sucumbieron a mi gula cervecil y mis ganas de compartir. Su nombre original, cuando se fundó la cervecera en 1914, era Pelican, pero en 1972 cambió al Pelforth actual, acrónimo de Pelican Forte con una H al final para darle un aspecto más inglés. (aquellos que estén preguntándose qué demonios estoy diciendo, prometo que es lo he leido en varios sitios)

Reconozco que este tipo de cerveza en botella de 66 cl y por menos de 1'50 euros no tenía ninguna pinta de ser maravillosa, pero soy partidario de probar casi todo, y de hecho no mucho más dinero me costó una estupenda 3 Monts de 75 cl. No obstante bastó servirla y ver como, al desaparecer la espuma en un instante, era indistinguible de una Coca Cola para darme cuenta de que no me esperaba nada agradable. El aroma inunda la habitación, es potente como pocos y de dulzor tampoco queda muy atrás. Se encuentra malta tostada y caramelo en cantidades industriales bañadas en bizcocho de chocolate y azúcar moreno, mucha fruta, sobretodo dátiles y ciruelas maduras, algo más moderados recuerdos de pan integral y cacao, y aún más leve alcohol y canela. Muestra una preocupante tendencia al exceso, y por desgracia no soluciona esto en boca, ni mucho menos.

Si el aroma era algo empalagoso, el sabor sigue la misma línea y satura fácilmente, dominan malta tostada, azúcar moreno y caramelo, y con estas se mezclan ciruelas pasas, dátiles y chocolate. Al contrario de lo que cabía esperar por el estilo, el cuerpo es ligerísimo, parece agua, lo que acentúa la impresión de artificialidad de esta cerveza, y sin embargo al final de cada trago los 6º de alcohol no se disimulan ni un poco a pesar de estar mezclados con matices similares a los del aroma, con un suave punto picante, para pasar a un regusto largo y azucarado. Realmente una cerveza extraña, con bastantes deficiencias groseras y a kilómetros del equilibrio... claro que si miramos la etiqueta trasera todo queda más claro: elaborada por Heineken, y con colorante E150C y sirope de glucosa entre sus ingredientes.

NOTA:

jueves, 9 de diciembre de 2010

Cervecería en Pamplona: Manneken Beer

Situada en el número 9 de la calle Íñigo Arista de Pamplona, muy cerca del Parque de la Vuelta del Castillo, abrió sus puertas el 16 de Septiembre de este 2010, y pese a mis habituales visitas a Pamplona me enteré de la existencia de Manneken Beer un par de semanas después cuando Iker, una de las personas al cargo de esta nueva cervecería y también de uno de los blogs de temática cervecil más veteranos de la Península, lo anunció en una de sus entradas. Como se puede suponer por el nombre, la cervecería se centra en marcas belgas, de hecho es la propia Maison Belge, referencia a nivel nacional de cervezas de este país, la que aprovisiona este establecimiento.

Prometí entonces pasarme a tomar algo la próxima vez que viajase a la ciudad, y como soy hombre de palabra aproveché que mis pequeñas vacaciones durante este puente tenían parada en la capital navarra para hacer una breve visita al local, y ya de paso comentar aquí la experiencia. Como acompañante llevé a la muscularmente hipertrofiada Ana, casi ya habitual en Hipos, y mojándonos los calcetines en un intrépido camino desde el centro nos plantamos sin demasiadas dificultades allí.

Nada más entrar el ambiente me conquistó, no demasiado ruidoso, sin rastro de humo, y todo lleno de decoración cervecil (mención especial a las imágenes de Brasserie Caracole, sigo siendo incondicional de esta fábrica). Me resultaba familiar uno de los camareros que estaban detrás de la barra pero en un principio no me atreví a preguntarle, lo consulté con Ana mientras ojeaba la carta de cervezas y cuando al final concluimos que probablemente era Iker (le habíamos conocido dos años antes, cuando llevaba la Maison Belge de Pamplona) fue él quien me me preguntó si yo era Hugo. Ante mi respuesta afirmativa, estuvimos charlando un rato y acto seguido le pedí las dos cervezas que Ana y yo habíamos resuelto tomar.

La chica fuerte no es demasiado apasionada de las cervezas, sin embargo le gustan bastante las Lambic dulces, así que ella optó por una Lindeman's Kriek con la que quedó más que satisfecha, mientras yo, aprovechando la gran cantidad de cervezas navideñas que acababan de llegar a la cervecería, opté por una Corsendonk Christmas Ale, realmente estupenda, en detrimento de De Dolle Stille Nacht, que era la otra que tenía en el punto de mira y que al final no tomé. A la hora de pagar ninguna sorpresa, los precios son más que adecuados tanto para las cervezas que nosotros escogimos como para las innumerables referencias que había en la carta, e incluso se ofrece la posibilidad de comprar botellas para llevar con un descuento de hasta el 35%.

En fin, encantado quedé con Manneken Beer, a la que le deseo todo el éxito del mundo, que será totalmente merecido teniendo en cuenta lo bien que han cuidado cada detalle. Solo me quedó pendiente probar alguna de las tapas, pero tampoco tardaré mucho en hacerlo.

CERVECERÍA: Manneken Beer
DIRECCIÓN: Calle Íñigo Arista, 9
POBLACIÓN: Pamplona
PROVINCIA: Navarra

lunes, 6 de diciembre de 2010

Oxit Ambrée

MARCA: Oxit
MODELO: Oxit Ambrée
ESTILO: Bière de Garde Ambrée (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Francia

CARACTERÍSTICAS: De vuelta por tierras oscenses, atravesando un terrorífico catarro, he aprovechado para abrir una de las pocas cervezas que tenía reservadas de aquel montón que traje del viaje a Francia. Las tres cervezas que quedaban, tres variedades de la marca Oxit, las compré en una tienda de productos artesanales en Albi, el último pueblo que visité antes de volverme. Habiendo elegido la Ambrée para la comida de hoy, y teniendo en cuenta la pérdida de matices que acarrearía el resfriado, he de decir que he quedado muy impresionado con la calidad de esta cerveza.

Damien Chavent, agricultor de cereales y apasionado de la cerveza, creó en mayo de 2006 la Brasserie des Coteaux, una fábrica de cerveza artesanal ubicada en el noroeste de Tarn, en Montgaillard. Desde entonces elabora cuatro variedades de cerveza Oxit, junto a su mujer. Pude traerme las tres básicas, dejando allí la navideña Noel.

Esta cerveza tiene un color marrón anaranjado, turbio y apagado, donde sin embargo se aprecia una carbonatación media muy presente. La espuma, blanca y esponjosa, no tarda en desaparecer, dejando una fina membrana de posos sobre el caldo. Su aroma (insisto en la dificultad de disfrutar de un olor con un pabellón nasal parcialmente taponado) se percibe de manera agradable, con presencia afrutada, cítrica con notas de miel y malta. El trago dilucida cualquier duda al respecto: es una mezcla de matices muy rica. El alcohol en su justa medida, dejando presencia al tinte afrutado dulce que termina fundiéndose con un amargor suave y agradable.

Guardo las otras dos para tomarlas en óptimas condiciones, aunque he podido disfrutar de Oxit Ambrée muy gustosamente.

NOTA:

viernes, 3 de diciembre de 2010

Thwaites Wainwright

MARCA: Thwaites
MODELO: Thwaites Wainwright
ESTILO: Golden Ale (4'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Inglaterra

CARACTERÍSTICAS: Nacido en Blackburn en 1777, Daniel Thwaites comenzó a los 30 años, junto con Edward Duckworth and William Clayton, a elaborar cerveza de forma profesional y fundaron la cervecera Eanam. Un año después Daniel se casó con la hija de Edward, la cual heredó los bienes de su padre tras su muerte en 1822, gracias a lo cual Thwaites pudo comprar a William Clayton su parte de la empresa, convirtiéndose en el único propietario y pudiendo rebautizarla como Daniel Thwaites Brewery.

Esta curiosa historia, más propia de una telenovela, es la que ha permitido que ahora mismo podamos disfrutar de la cerveza que lleva el nombre del hombre originario de Blackburn que escribió en el siglo XX detalladas guías de las regiones de Lakeland y Cumbria, Alfred Wainwright. Fiel al nombre de su estilo, Golden Ale, es una cerveza dorada transparente sin demasiadas burbujas, con apenas un dedo de espuma blanca de burbuja finísima. El aroma es suave aunque repleto del frescor del lúpulo, una mezcla de malta y cereales con prominentes notas a cítricos, sobretodo limón, con un mínimo toque picante.

La verdad es que aunque es una cerveza muy bien hecha y equilibrada, y lo demuestra con creces en boca, me resulta demasiado ligera, parece que pretenda conquistar a los amantes de las lager industriales. El sabor está conformado por malta acompañada de mucha fruta, naranja y albaricoque sobretodo, limón más secundario, y débil miel, para acabar en un final largo y de amargor suave donde se evidencia lúpulo floral y herbal, este último algo más destacado, y leve picante. De trago fácil y muy refrescante, su única pega es lo tenue de sus sabores, no obstante creo que en verano sería mucho más disfrutable, o incluso si la hubiese tomado a temperatura ambiente.

NOTA:


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Kirin Ichiban

MARCA: Kirin Ichiban
MODELO: Kirin Ichiban
ESTILO: Pale Lager (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Japón

CARACTERÍSTICAS: Hace poco un amigo me habló de una tienda de alimentación de productos asiáticos en la que había atisbado un reducido pero interesante grupo de cervezas de japón y china, que podían ser de mi interés. Agradecí la información con una palmada en el hombro y me dispuse a conquistar esas tierras desconocidas para mí. Mi montaraz no había mentido: dentro de una interesante tienda de productos asiáticos había una pequeña selección cervecil que me iba a sacar del bache momentáneo de ausencia de cervezas. Tal fue mi emoción que en casa voló hasta el suelo un ejemplar de Sapporo. Por suerte, Kirin Ichiban permaneció intacta.

Kirin Ichiban es una pale lager japonesa que ha extendido su imperio hasta territorios europeos y americanos, elaborándose por ejemplo en Reino Unido por Wells & Young's Ltd o Anheuser-Busch Inc. en América. La fábrica japonesa data de 1885, fundada por un noruego residente en japón.

Es una cerveza al uso, muy típica. Tiene un color amarillo pálido, cristalino, transparente como el agua Cientos de burbujas suben a la superficie convirtiéndose en una capa fina de espuma blanca y sedosa, que no tarda en desaparecer. Su aroma es muy leve, dejando entrever notas de malta, maiz y una breve presencia del alcoho. Su sabor sigue en la línea, destacando el deje maltoso y el final lupulizado y seco, sin grandes pretensiones. Muy ligera y muy estandar, no deja de ser una cerveza que seguramente entrará con gusto en plena tarde de verano. Pero en días como los que atravesamos, no aporta nada nuevo.

NOTA:

martes, 30 de noviembre de 2010

Beck's

MARCA: Beck's
MODELO: Beck's
ESTILO: Pilsener (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS:

En 1873, Luder Rutenberg quiso hacer de su éxito como constructor algo mayor, más audaz y elaborado. Así que contrató a uno de los mejores maestros cerveceros - Heinrich Beck - y se adueño de la empresa de Thomas May. En la bulliciosa ciudad de Bremen, Alemania, se estableció una cerveza, una marca y una empresa que hasta el día de hoy siguen siendo Beck's. Desde 2002, pertenece a la empresa InBev.

Una estándar, esta cerveza se puede encontrar en una gran cantidad de establecimientos y bares en nuestro país. En la fotografía reside en una lata, aunque es corriente verla en los distintos tamaños del vidrio. A mí de vez en cuando no me suele importar pedirla en un bar, de colegueo.
La Beck's tiene un aroma muy suave. En su sabor se pueden encontrar ciertos matices dulces, de lúpulo y también a cebada. No obstante es un sabor que desaparece muy rápido, dejando una sensación bastante sosa en la boca al final del trago.
Es refrescante, y su 5% en alcohol la convierten en una elección nada pésima para cervecear una tarde de verano con los amigos, pero desde luego yo no la elegiría como cerveza protagonista de un momento de recreación personal.

NOTA:



Actualizado por Embracing Darkness

CARACTERÍSTICAS: Beck's es una cerveza que siempre he tenido al alcance de la mano y que sin embargo nunca me ha llamado demasiado la atención, por lo que hasta ahora nunca la había comprado salvo las contadas ocasiones en las que la he encontrado de oferta en un bar y no había nada mejor. En esos momentos no me pareció nada fuera de lo normal, ni para bien ni para mal, y como he podido comprobar en casa mi opinión no ha variado un ápice. Concuerda con la descripción de cualquier eurolager al uso: dorada cristalina, espuma blanca, y que a través del olfato da la impresión de ser muy refrescante, con un aroma donde sobre la malta dulce y los cereales destaca el lúpulo cítrico, levemente herbal y floral.

En boca se encuentra malta dulce, sin demasiada fuerza, cereales, cierto carácter cítrico que recuerda al limón, y un toque floral. De cuerpo ligero, a medida que transcurre el trago el lúpulo gana un poco de potencia para dejar un final de dulzor moderado con suaves notas a flores y miel, que se ve interrumpido por un amargor ácido bastante refrescante aunque casi metálico. No desagradable a su paso por boca, sin embargo el amargor y el metal del regusto llegan a molestar un poco... aún así, yo creo que es pasable, y coincido con Sir Asf en la valoración.

NOTA:

sábado, 27 de noviembre de 2010

Andechs Doppelbock Dunkel

MARCA: Andechs
MODELO: Andechs Doppelbock Dunkel
ESTILO: Doppelbock (7'1% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: Muy cerca de Munich se encuentra la abadía benedictina de Andechs, famosa por ser en su capilla donde descansan los restos del célebre compositor Carl Orff y también por dar su nombre a las cervezas que allí se elaboran. Hacía bastante tiempo que no veía por Zaragoza ninguna Doppelbock aparte de Paulaner Salvator y EKU28, y esta última no la soporto por lo que mi capacidad de elección dentro de este estilo era nula, así que en cuanto tuve un par de botellas a mi alcance no tuve que pensármelo demasiado.

La primera fue Buronator de Aktien Brauerei, de la que no tengo queja posible, la verdad es que no estaba nada mal, y me reservé esta para comentarla aquí por ser una marca no tan conocida. De color marrón pardo con reflejos anaranjados, algo turbia, daba la impresión de ser una cerveza muy densa por las escasas burbujas que ascendían hacia la superficie, y el intensísimo y dulce aroma no hizo sino confirmarlo. El núcleo de este lo conforman toneladas de caramelo y azúcar moreno, acompañados por malta algo tostada y bizcocho, a lo que se suman ciruelas, pasas, té negro, recuerdos de dátiles que parecen destacar un poco por encima del conjunto, más leves notas de chocolate con leche, un mínimo toque de picante, y cierto frescor que aporta el lúpulo, aunque sin modificar demasiado el aroma.

Feliz por encontrar semejante complejidad, le di un sorbo y mi primer pensamiento fue "esto no es líquido". Presenta desde el inicio un cuerpo impresionante, a rebosar de malta e incluso aún más caramelo, con fuerza también acompañan frutas oscuras y dátiles, marcadas notas de azúcar moreno, té negro y bizcocho, y más de fondo cacao, todo esto mezclandose de forma sublime. Es muy dulce, sin duda, pero este sabor es controlado a la perfección por un medido amargor algo herbal, que sin interrumpir el ritmo conduce a un regusto larguísimo, para dejar en boca caramelo y dátiles. El único temor que tenía era que la presencia del alcohol fuese excesiva, sin embargo este se ve absorbido por completo por la malta, consiguiendo así una Doppelbock tan compleja, densa y a la vez equilibrada que no puedo sino considerarla mi favorita del estilo. Además, en botella de 50cl, ¿qué más se puede pedir?


NOTA:

jueves, 25 de noviembre de 2010

Amstel Lager

MARCA: Amstel
MODELO: Amstel Lager
ESTILO: Pale Lager (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Holanda


CARACTERÍSTICAS: Disponiendo de muy poco tiempo para deambular en busca de nuevas cervezas por esta amplia ciudad, he aquí una de las cervezas de sesión más conocidas en Europa y más servidas en los bares de nuestro país (por detras de los capitales nacionales San Miguel-Mahou y Cruzcampo, entre otras). Me hice con un sexteto hace unas semanas por variar un poco la cerveza de diario que tomo en casa, y aunque no me ha supuesto demasiado inconveniente no me ha dado razones para variar lo que vengo tomando (para el día a día Ambar, Mahou 5 estrellas o Alhambra).

La empresa holandesa Amstel Brouwerij B.V. nace en 1870 bajo el nombre de Beiersche Bierbrouweri. Para la elaboración de su cerveza, comenzaron utilizando las aguas gélidas del río Amstel, y poco a poco la fábrica fue consiguiendo un renombre a nivel europeo, exportando sus cervezas a partir de 1883. Ha alcanzado un nivel importante en el que, como otras grandes marcas de cerveza, no se conforman con hacer un producto de calidad (cof, cof), sino que entran a saco en el negocio del marketing, patrocinando grandes eventos deportivos. Querría quedarme con una frase espectacular que comparten en su web, dirigida a su principal público objetivo:
Amstel representa ese mundo en el que los hombres se sienten orgullosos de ser ellos mismos, libres de expresar lo que les gusta y de divertirse de manera natural con sus amigos, sin olvidar a las mujeres que les quitan el hipo.
Me quita el hipo el propio mensaje.

La cerveza en sí es una lager más, pale lager europea de color dorado apagado y cristalino, carbonatación media y burbujeante espuma blanca de poca duración. Aroma maltoso muy básico aunque agradable, con un leve toque metálico. El sabor en la línea: fácil de beber, refrescante y prácticamente agua en su primera acometida. Presencia de la malta y final lupulizado, que deja la sensación de no haber aprovechado todo el trago, aunque conserva un regusto cervecil. Sin duda hay mejores cervezas de diario, sobre todo en cuando al precio-calidad. Por lo demás, sin pena ni gloria (omitiendo el terrorífico blog que lleva la empresa).

NOTA:

lunes, 22 de noviembre de 2010

Cristal

MARCA: Cristal
MODELO: Cristal
ESTILO: Pale Lager (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Perú

CARACTERÍSTICAS: Cristal tiene el honor de ser la marca de cerveza más consumida en Perú, hasta el punto de que ha dado su nombre a un equipo de Primera División peruana, el Sporting Cristal. Es elaborada por Unión de Cervecerías Peruanas Backus y Johnston, empresa fundada a finales del siglo XIX, la cual a su vez es parte en la actualidad del gigante SABMiller.

La comenté en los primeros meses de vida de este blog tras encontrarla en una promoción de productos sudamericanos en Carrefour, además de forma muy positiva puesto que por el motivo que fuese (calor o inexperiencia, según se vea) me encantó. Sin embargo, pocos meses después la volví a probar y mi opinión fue radicalmente distinta, ante lo cual decidí que tenía que hacer una revisión... cosa que, por pereza, he retrasado hasta hoy.

El aspecto visual por supuesto no ha variado, sigue siendo dorada pálida, cristalina, con apenas un par de milimetros de espuma blanca, pero donde antes percibía un aroma refrescante ahora no puedo destacar más que su monotonía, dominando con mucha timidez malta dulce que recuerda a sirope, leve cítrico, y la presencia más que evidente de adjuntos, con toda probabilidad maíz. En boca más de lo mismo, es casi pura agua, de cuerpo inexistente, malta escasa y encima destrozada por el maíz, y un leve deje mezcla de cítrico y amargor. No podría saber más artificial, yo he sido incapaz de terminarla. Espero que siga vigente eso de que rectificar es de sabios.


NOTA:

viernes, 19 de noviembre de 2010

Delirium Nocturnum

MARCA: Delirium
MODELO: Delirium Nocturnum
ESTILO: Brune (8'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: Como a muchos otros, durante la pubertad Delirium Tremens se convirtió en una de mis cervezas favoritas incluso antes de beberla, era imposible pasar por alto un diseño tan espectacular, y bastó enterarme de que existía otra cerveza de similares características para establecer como meta de mi vida hacerme con ella. Por desgracia nunca la ví en el Corte Inglés de Zaragoza, por lo que al final acabé olvidando este sueño, hasta que hace unas semanas, en la tienda de siempre, dicha obsesión volvió a aflorar cuando la ví en la estantería. Podía haber escogido varias cervezas mucho más interesantes, sin embargo el adolescente que llevo dentro, que ya lleva un tiempo agonizando, me suplicó que me llevase esta botella, y no fui capaz de negar a un moribundo sus últimas voluntades.

En la propia copa de la marca, se presenta como una cerveza de color marrón oscuro que se torna granate al trasluz, con una generosa espuma beige de burbuja fina, muy cremosa, protegiendo la superficie. Malta tostada y mucho caramelo conforman la base del aroma, acompañados por un fuerte recuerdo de azúcar quemado, chocolate y fruta, sobretodo ciruelas maduras y dátiles, y leve regaliz. A esto se añade al final una mezcla de clavo picante y alcohol, justo lo que necesitaba para no quedar excesivamente azucarado.

Si resulta dulce para el olfato, lo es incluso algo más para el gusto, donde al instante destaca malta chocolate junto a caramelo y tostados bastante menos prominentes, que compiten con una notable presencia de frutas oscuras, azúcar moreno y pasas en una agradable combinación. En el final el alcohol se evidencia por completo, se ve rodeado por azúcar quemado, caramelo y frutas oscuras, y las especias dan un firme toque picante, para acabar creando un regusto largo, alcohólico, dulce, que evoca con facilidad a bombones con licor. Pasa cremosa por la boca, robusta, con mucho cuerpo, quizá se va un poco con el dulce y el alcohol pero aun así no estropea la cerveza, de hecho me agrada la reconfortante sensación que da el segundo. No es la mejor cerveza del mundo ni tampoco un ejemplo de equilibrio pero qué demonios, no está nada mal.


NOTA:

martes, 16 de noviembre de 2010

Queue de Charrue Triple

MARCA: Queue de Charrue
MODELO: Queue de Charrue Triple
ESTILO: Tripel (9% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Bélgica

CARACTERÍSTICAS: En el año 1906 Henri Vanuxeem retomó la cervecera Gillebert y se dedicó a elaborar y distribuir localmente cervezas de distintos estilos. Sin embargo, han sido necesarios 82 años para que los nietos de este se hayan decidido a crear su propia marca, Queue de Charrue, traducción al francés del nombre de Ploegsteert, la villa flamenca donde está situada la empresa.

Sorprende que por su color dorado cristalino parece más una lager que una ale belga, y no es lo único sino que la burbuja grande y la gasificación ligera también despistan. Saliendo de una mínima capa de espuma blanca se aprecia un aroma dulce, no demasiado intenso, dominado por frutas, principalmente naranja y melocotón maduro, acompañado por notas de alcohol y especias, ambas con suavidad y guardando un buen equilibrio.

El sabor controla bien el dulzor, pero es a mi parecer algo inconsistente. Comienza con una suave acidez frutal, mezcla de naranja y limón, con discretos matices florales, a la que se suma el azúcar, muy moderado y que se acentúa un poco más en el largo regusto gracias a la presencia del alcohol. No está mal, aunque es quizá demasiado ligera para mi gusto.

NOTA:



Escrito por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: Retomando la saga de cervezas francesas que secuestré en mi último viaje al país vecino, esta vez tocaba probar la Queue de Charrue, una cerveza belga, una Ale Belga (lo remarco por el especial cariño y apetito que me suscita este estilo). No quería verme influído por la opinión de Embracing (en este mismo post) y otros internautas, así que sin demora la he servido para acompañar un par de filetes con pimientos.

Viste un color amarillo cristalino, como de miel, sobre el que se posa una capa de espuma blanca y esponjosa, que con fugacidad reduce su tamaño, sin llegar a desaparecer. Como si de champán se tratase, una multitud alborotada de burbujas suben hacia la superficie. Su aroma principal es dulzón, con malta, alcohol, y una base afrutada. Adquiere un punto levemente herbal en el trago, sin dejar de lado los matices anteriormente ostentados, destacando el alcohol, que desequilibra un poco el conjunto.

Me he quedado con ganas de más. Coincido con la valoración de este de aquí arriba.

NOTA:


lunes, 15 de noviembre de 2010

Brewdog Paradox Isle of Arran

MARCA: Brewdog
MODELO: Brewdog Paradox Isle of Arran
ESTILO: Russian Imperial Stout añejada en barrica de whisky (10% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Escocia

CARACTERÍSTICAS: Pese a que me gusta la buena cerveza y evidentemente esta cuesta más dinero que la lager de marca blanca, me suele dar bastante reparo gastarme más de 3 o 4 euros en una botella, considero que esta cantidad acostumbra a ser suficiente para adquirir cervezas de una calidad excepcional. Sin embargo, en ocasiones algunas botellas se te ponen en el punto de mira y, si te lo puedes permitir, es casi inevitable acabar cediendo e invertir algo más de lo habitual. Exactamente esto es lo que me pasó hace un tiempo con Nøgne Ø, lo mismo sucedió el mes pasado con Brewdog Paradox, y la verdad es que en ambas ocasiones mereció la pena el desembolso, aunque por razones distintas.

Servida en copa es tan negra como las previsiones económicas, si me apuras incluso más, y está cubierta por una capa de espuma amarillenta que por su densidad casi parece cemento. Lo que diferencia a esta cerveza de otras Imperial Stout es que está añejada durante 6 meses en barrica de whisky de Isle of Arran, una destilería del oeste de Escocia, antes de ser embotellada, lo que le aporta intensas notas de vainilla, toffee y mazapán al ya de por sí potente perfume de la cerveza, repleto de torrefactos, café y regaliz, y más secundario chocolate y leves dejes aceitunados. La verdad es que como presentación es impresionante, y aún más tras oxigenarse, pues a esta mezcla se añade un toque fantástico del lúpulo herbal quedando exquisita.

Como cabía esperar en boca es rotunda, dulce aunque agresiva, de cuerpo completo, una auténtica bomba de malta, café, azúcar quemado y caramelo, base a la que se suman chocolate negro y más leve regaliz, aunque este último se va potenciando progresivamente. Estos sabores se juntan de forma sublime con el gusto a vainilla y mazapán del whisky, para terminar adquiriendo intensos matices alcohólicos y especiados al final, donde vainilla y regaliz dominan. El regusto es eterno, en él se evidencia el whisky al máximo, junto con hierba y alcohol, dejando la boca como tras un trago de licor. ¿Buena la cerveza? Muy buena sin duda, no tan equilibrada como otras Imperial Stout que he probado, algo áspera, pero de alta calidad. ¿Hay mejores cervezas por menor precio? También, ya dentro de Brewdog hay varias que me gustan más y son más baratas. ¿Vale la pena dejarse 5 euros en ella? Si no la has probado antes, rotundamente sí. Y si ya lo has hecho, según cada persona y las alternativas de las que se dispongan.


NOTA:

sábado, 13 de noviembre de 2010

Cata de Cervezas Belgas en Líquidos

Hace aproximadamente un mes comenté una estupenda cata de cervezas gratuita que se llevó a cabo en la que es ahora mismo la tienda dedicada a esta bebida que más frecuento, y no habían pasado ni tres semanas cuando Ignacio ya me estaba comentando la posibilidad de que organizase otra más, en esta ocasión de cervezas belgas. Pocos días después me confirmó dicho evento, y de paso me invitó a asistir, cosa que por supuesto acepté (y agradecí) de muy buena gana.

Por pura curiosidad se me ocurrió preguntar si sería nuevamente Ramón de Cervezalandia quien dirigiría la cata, y me llevé una buena sorpresa al enterarme de que el encargado de esta labor sería Sergio Ruiz, casualmente la misma persona que organizaba las catas en el Juan Sebastian Bar, que fue donde le conocí hace un par de años, y que ese día tuvo el bonito detalle de regalarme una Stouterik, cerveza de la que nunca antes había oído hablar y que me maravilló por completo.

La actividad estaba prevista para este Jueves, así que ese día al final de la tarde me pasé por Líquidos, como la vez anterior tras una larga sesión de clases, y cuando llegué Ignacio ya tenía todo prácticamente preparado. Fueron llegando los demás participantes, con los que estuve charlando un rato, y Sergio, que me comentó entre otras cosas su intención de poner en funcionamiento proximamente una web para distribución de cerveza y un blog, proyectos para los que le deseo mucha suerte.

El día era frío y un tanto pesado, lo que me puso en perfecta predisposición para disfrutar de cervezas belgas, y al ver las dos botellas que estaban en la mesa preparadas para ser abiertas empecé a salivar. La encargada de dar comienzo a la cata fue la biológica Saison Dupont, una cerveza deliciosa, con tanta presencia del lúpulo que parecía elaborada por Pau. Continuamos después con una algo parecida, también bastante lúpulada, que fue La Rulles Estivale, para terminar la racha de rubias belgas con la excelente Arabier de la cada vez más famosa cervecera De Dolle. Supuso un cambio bastante brusco el paso a la Stout belga que disfruté hace un par de años gracias a Sergio, Stouterik, y que en esta ocasión me pareció igual de fantástica que entonces, para terminar con una de las cervezas más alcohólicas de la Brasserie Dupont, Moinette Brune, que pese a gustarme también mucho casi fue la que menos me entusiasmó.

La organización fue tan buena como la vez anterior, con Ignacio siempre atento para que no hubiese ratos muertos entre cerveza y cerveza, controlando hasta los más mínimos detalles, y la selección y el orden de las botellas a degustar no pudo ser más acertada. Por su parte, la cata en sí también estuvo muy bien dirigida, con Sergio bastante metido en los aspectos más técnicos de cada cerveza pero sin que se hiciese pesado en ningún momento, y además fomentando en todo momento la participación de todos los asistentes, añadiendo las apreciaciones que le parecía más oportuno en cada momento y resolviendo toda duda que se plantease. Aparte, dentro del grupo había un ambiente muy agradable y distendido, se creó bastante confianza desde el primer minuto y la conversación fluyó en todo momento, lo que casi asegura el éxito de este tipo de eventos.

Tras las dos horas que duró la cata, que se pasaron sin que casi no me diese ni cuenta, volví a mi casa con plena satisfacción, habiendo pasado un rato muy divertido y degustado unas cervezas de un nivel altísimo. Una vez más agradezco a Ignacio la invitación y el cuidado con el que organizó todo, a Sergio la magistral impartida, y en general a todos los asistentes el buen ambiente creado. Un placer, caballeros, y salud.