lunes, 30 de marzo de 2009

Puhti IV B

MARCA: Puhti
MODELO: Puhti IVB
ESTILO: Sahti (7% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Finlandia

CARACTERÍSTICAS: Pese a haber sido fundada en 1985, hace tan solo 24 años, Lammin Sahti Oy es la microcervecera más antigua de Finlandia. Se dedica a la producción de cervezas de un estilo propio de este país, las Sahti, que tienen la peculiaridad de que para su elaboración se emplean bayas de enebro como complemento del lúpulo o sustituyéndolo, y se filtra el líquido a través de ramas de esa planta.

A primera vista, recuerda muchísimo a las Brown Ale, quizá de color algo más oscuro, similar a la madera, y una carbonatación sin duda más ligera, casi inexistente, que tan apenas forma espuma. Al olfato se hace notar un aroma importante, de dulzor moderado, a malta parcialmente tostada, caramelizado, con un deje de alcohol, que en definitiva tampoco dista demasiado del estilo británico.

Es en el sabor donde las diferencias son evidentes, encontrando un gusto muy dulce e intenso, principalmente a malta y caramelo, con una medida presencia enólica y notas a frutas oscuras o bayas. Muy sabrosa, de regusto largo con un amargor suave y muy agradable, presenta practicamente en todo momento un matiz ácido de predominio herbal que hasta que no leí los ingredientes no pude identificar, y que no es otra cosa que el enebro que se utiliza en la elaboración, que le da un toque muy especial. Personalmente, este estilo, que hasta el momento era completamente desconocido para mí, me ha conquistado al instante... espero tener el placer de degustar más de estas con cierta frecuencia.

NOTA:

sábado, 28 de marzo de 2009

Zipfer

MARCA: Zipfer
MODELO: Zipfer
ESTILO: Pilsener (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Austria

CARACTERÍSTICAS: Una de las cervezas expuesta en la "feria de los países" (o algo así) que acontecía en Hipercor, fue esta austriaca, Zipfer.

En 1858 una pequeña fábrica de cerveza es construida en Zipf. A medida que pasó el tiempo fue desarrollando una mejoría en la receta de la cerveza, utilizando agua de manantial y lúpulo fresco de la zona. En 1970 la Asociación Austriaca de Cervecerías compra la fábrica y la añade a su producción, convirtiéndola en lo que es ahora.

La Zipfer, que viene acompañada con su sello "Premium Qualitat", tiene un aspecto como de cerveza de usar y tirar: tiene un tapón enroscable y una etiqueta que cubre toda la parte superior de la botella.
Tras comprobar que su aspecto externo es de lo más común, color amarillo con espuma blanca burbujeante, su aroma presenta leves notas florales. En boca deja un sabor algo ágrio con toques herbales que desembocan en matices amargos, con presencia del lúpulo. El alcohol, 5'4%, no se deja ver en ningún momento.

Una cerveza a la que quizás de otra oportunidad, pero que me ha parecido bastante normalita.

NOTA:

viernes, 27 de marzo de 2009

La Ronda #10: Confesiones cerveceras

Último viernes del mes, ya está aquí La Ronda. En esta ocasión los amigos de la Logia Cervecera son los encargados de invitar, proponiendo un tema bastante pícaro e informal:

¿Cual es tu confesión cervecera? ¿Que hiciste en tu vida o que seguís haciendo que te avergüenza como fanático de la cerveza?

Esta divertida propuesta auguraba unas confesiones hilarantes y así ha sido por lo que he podido leer en los blogs cerveceros. Por mi parte no hay muchas confesiones, pero algo puedo contar.

Para comenzar, comentar algo que he visto que repiten muchos de los amigos cerveceros en sus confesiones (lo cual he de decir que me alivia), que es la cantidad de cerveza “imbebible” que tomamos para el día a día. Las cañas de San Miguel o Mahou, el botellín de Estrella o la botella de litro de Steimburg son muy habituales en mis salidas nocturnas, y la cosa es que no me tortura la idea de que estoy cometiendo un vil atentado al paladar, aunque no deje de pensar que podría estar tomando algo muchísimo mejor. Pero como bien ha dicho Andrés, de Culturilla Cervecera: “son días en los que lo que prima no es la cerveza, sino la compañía”.

Hice algún que otro experimento cuando comencé a probar variedades cerveciles. Recuerdo que una vez acabé con unos amigos en un bar, terminando ya la noche, y pedimos unas Franziskaner. Uno de mis amigos compró unos polos pequeños con formas y colores curiosos llamados fantasmikos, por lo que nuestra mente alquímica nos hizo untarlos en la cerveza. Esa profanación quedó marcada en la historia, aun lo recordamos al ver estos helados.

En cuanto a mezclas, de vez en cuando tomo con unos amigos la que llamamos “Jarra de Pitt”, consistente en una jarra de lager con un chupito de bourbon sumergido en ella. Algo curioso que no sabe nada mal.

Finalmente recordar los años en los que empezaba a vivir las primeras grandes juergas, y pedíamos vasos enormes de cuatro o diez litros de cerveza, en los que al final quedaban las babas de todos los del grupo. Beber por beber, tremendamente divertido.

Espero que el Monje Negro de la Logia nos absuelva de nuestros pecados. Salud y hasta la próxima.


jueves, 26 de marzo de 2009

Glops Rossa

MARCA: Glops
MODELO: Glops Rossa
ESTILO: Pale Lager (5'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Álex Padró, su pareja Carmen Valero y su amigo de la infancia Raul Ramírez fundaron en Enero del 2005 la empresa Llupols y Llevats, dedicada a la producción de la cerveza Glops, elaborada de manera artesanal y con productos 100% naturales, sin filtrar ni pasteurizar. Sin duda, este tipo de iniciativas son tremendamente interesantes a la hora de extender una cultura cervecera por el país, y si encima el resultado es satisfactorio, como es el caso, pues mejor aún.

Glops Rossa es uno de las 8 variedades que se comercializan de esta marca, una lager de color miel, turbia, con carbonatación ligera que produce una fina capa de espuma blanca y un aroma dulce, puede que con cierta acidez de cítricos, y leves matices florales.

Con este mismo dulzor comienza el trago, presenta un cuerpo ligero/medio que conduce la malta, al que se le suman leves notas florales, para acabar en un amargor suave proporcionado por los lúpulos, donde se hacen más evidentes discretos matices especiados. Los sabores son, en todo momento, muy delicados, e incluso su regusto parcialmente seco consigue mantener esta línea. Puede que no sea mi cerveza favorita, pero no me costó en absoluto terminarla, aunque sí que mejoraría con algo más de fuerza en el trago.

Aviso, por cierto, de que en la entrada original me equivoqué al clasificarla como una cerveza Bio pero el error ya ha sido subsanado gracias a la aclaración del propio Álex Padró, al que se le agradece la intervención.

NOTA:

miércoles, 25 de marzo de 2009

Karhu III

MARCA: Karhu
MODELO: Karhu III
ESTILO: Pale Lager (4'6% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Finlandia

CARACTERÍSTICAS: Sinebrychoff es, tras 190 años de historia, una de las cerveceras más antiguas de los países Nórdicos que sigue en activo, aunque desde el año 2000 funciona como parte del grupo Carlsberg. Tiene dos instalaciones, ambas en Finlandia, en Kerava y Pori, donde se dedica a la producción de dos de las marcas más populares en este país, Karhu y Koff, además de refrescos, bebidas energéticas, sidra, etc.

Como bien sugiere su etiqueta, Karhu no significa otra cosa que "Oso" en finés. Tras este atractivo nombre se esconde una lager industrial muy típica, de color dorado cristalino y burbuja mediana dispersa, coronada por una capa de espuma bastante abundante pero, como es habitual, muy poco duradera. Lo primero que se encuentra el olfato es la malta, de forma bastante suave, y se perciben también levemente cereales y algo de alcohol. Ciertamente, es un olor genérico, nada interesante, y que prepara para lo peor.

Sin embargo, pese a lo unidimensional de su sabor, tampoco esta del todo mal. Tiene un cuerpo ligero/medio, maltoso casi en su totalidad hasta que en su largo regusto aparece cierta acidez (con imaginación podríamos hablar de la presencia mínima de algunos cereales). El amargor es importante pero nivelado, dándole así cierta consistencia que hace que, sin ser una cerveza para degustar, se puedan beber a gusto varias de estas en una noche.

NOTA:

miércoles, 18 de marzo de 2009

Franziskaner Hefe-Weissbier Hell

MARCA: Franziskaner
MODELO: Franziskaner Hefe-Weissbier Hell
ESTILO: Hefe-Weiβbier (5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: La historia de esta marca se remonta al siglo XIV, cuando Seidel Vaterstetter fue denominado por primera vez como el propietario de la "cervecera junto a los Franciscanos", en una calle de la ciudad alemana de Munich. Es debido a ese monasterio que recibió el nombre que ahora tiene, y que durante los últimos siete siglos no ha hecho más que crecer, hasta convertirse en una de las marcas más populares del mundo y una de las cervezas de trigo más consumidas, con la que solo pueden competir Paulaner o, como mucho, Hoegaarden.

Si pretendemos aprovechar esta fantástica cerveza al completo, lo primero que tenemos que hacer es servirla bien. Para ello es recomendable agenciarnos un vaso de Weizenbier que, por suerte, vienen de regalo al comprar packs de Franziskaner; y enfriarlo bien, al igual que la cerveza. Una vez hecho, llega el momento de servirla, y para las cervezas de trigo hay una manera característica, que es vaciar más de la mitad de la cerveza en el vaso inclinado, después agitar ligeramente la botella y echar el contenido en el vaso, esta vez en vertical.

De esta forma, habremos removido suficientemente las levaduras que se depositan en el fondo de la botella (apunte de Chela, gracias de nuevo ^^) y podremos apreciar una espuma abundante y densa, con un olor fuerte y muy agradable, realmente característico, que nos permitirá identificar la marca al instante. Este olor representa muy bien el sabor de la espuma, que será lo primero que disfrutaremos. Veremos también un color amarillo oscuro, algo pálido y bastante turbio, debido a que esta cerveza no está filtrada y sigue la Ley de Pureza de Bavaria de 1516.

La primera vez que se prueba el sabor sorprende y, como se comprueba después, no se olvida. Es potente, amplio y, a la vez, poco amargo, equilibrado y muy refrescante, gracias a lo que se bebe con facilidad. Por esto, es recomendable también para personas no demasiado afines a la cerveza, que normalmente les resulta esta bebida demasiado amarga. Se puede apreciar además un toque dulzón, algo afrutado, a platano, que dura un buen rato en el paladar. El gas persiste durante largo tiempo, y es de agradecer, porque favorece que la bebida mantenga su agradable sabor.

Para conseguirla no hay ningún problema, está en la mayoría de los supermercados españoles, y por un precio muy asequible. En bares quizá sea algo más difícil, pero tampoco demasiado, así que no hay excusa posible para no disfrutar en cualquier momento de esta rica cerveza.

NOTA:



Actualizado por Sir Asf:

CARACTERÍSTICAS: La Franziskaner es una de las cervezas de trigo más conocidas en nuestro país, y por ello hay gran facilidad para encontrarla en múltiples establecimientos de alimentación. Esto es algo excelente, pues normalmente se suele dar que las cervezas que aquí se venden mucho no son del todo buenas, pero no es para nada el caso.

Es una cerveza elegante en su vaso, con un color turbio fantástico y una espuma cremosa y consistente. En seguida despide una gama de aromas deliciosos, entre los que destaca el olor a plátano, que invita al trago. Es un placer beberla, saboreando un intenso sabor afrutado con toques perfectos ácidos que acompañan un contundente cuerpo. Un sabor trigal practicamente completo, que hace las delicias a cada trago, manteniendo su carácter, sin sorprender con ningún matiz repentino que se salga de la línea.

Sin duda, mi favorita de las probadas de trigo (que tampoco son muchísimas, todo hay que decirlo), y una gran opción para acompañar una gran variedad de comida, tomar como cerveza de sesión mientras se charla con los amigos, o saborearla al completo mientras se lee o se escucha música.

Recomiendo seguir el proceso al servirla como ha explicado Embracing. El resultado es perfecto.

NOTA:

domingo, 15 de marzo de 2009

Cata Juan Sebastian Bar

Leí hace algún tiempo en una web que en el Juan Sebastian Bar, un pub de Zaragoza muy cercano a mi casa, se organizaban catas de cerveza artesanal, y por 12 euretes podías disfrutar de 5 distintas más su correspondiente acompañamiento en forma de tapeo, así que en cuanto pude reuní a varios amigos y nos pasamos por allí, a ver qué tal pintaba el asunto.

La verdad es que desde el primer momento estuve encantado porque, además de la cerveza prometida, no faltaron en ningún momento explicaciones y los responsables de la cata fomentaron de manera perfecta la participación de los asistentes, que dimos nuestra opinión respecto a lo probado, mencionamos los distintos matices que percibíamos, etc. Además, para facilitar la tarea, a cada persona se le dió un papel con casillero en el que marcaba las características de cada una de las cervezas.

En esta ocasión comenzamos con Rapunzel Export, una lager biológica alemana, para ir abriendo boca, seguida de la Glops Rossa, otra biológica pero esta vez de Cataluña. La siguiente fue Steingadener Dunkles Weizen, y a continuación apareció la indiscutible estrella de la noche, Aecht Schlenkerla Rauchbier Märzen, una excelente ahumada alemana. Creo que fue en este momento en el que se hizo una cata a ciegas, en el que el afortunado que acertase estilo de la cerveza, país de origen y graduación alcohólica se llevaba una botella de premio (por desgracia no fuí yo, las dos últimas se me escaparon) Por último, apareció una de las cervezas de John Martin, Dominus Doble, y con esto terminó todo.

Yo, personalmente, recomiendo acudir ya que además de pasar un rato agradable se aprende bastante. Para los interesados, todos los miércoles a las 9 en Juan Sebastian Bar, en la calle Teniente Catalán (perpendicular a c\Tomás Bretón y c\Corona de Aragón), y mejor si se escribe antes a Sergio Ruiz Begueria, el organizador, a la dirección xergioruiz@hotmail.com para avisarle de cuantos vais a ir.

jueves, 12 de marzo de 2009

Weltenburger Kloster Anno 1050

MARCA: Weltenburger
MODELO: Weltenburger Kloster Anno 1050
ESTILO: Märzen (5'5% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: Alemania

CARACTERÍSTICAS: A la marca Weltenburger le tengo, como ya os habréis fijado, cierto cariño, sobretodo desde que probé su maravillosa Dopplebock, aunque realmente siempre he sido fanático de todos sus productos, que han recibido no pocos premios. Concretamente este modelo ganó la medalla de plata en los "World Beer Olympics 2008" de San Diego, uno de los reconocimientos más importantes del mundo cervecil, si no el más.

Esta es una Vienna muy característica, de color anaranjado cobrizo, ambarino, por cuyo interior veremos dispersarse grandes burbujas que acaban confluyendo en una capa de espuma blanca, de aspecto cremoso, que llena la jarra hasta casi hacerla rebosar. Especialmente placentera al olfato, se percibe un aroma directo e intenso a malta, grano algo tostado, con importantes matices florales y un claro recuerdo de miel silvestre, completado de forma sublime por un toque de especias picantes, un suave deje herbal y un leve dulzor caramelizado.

El sabor tiene una base también dulce, comienza con caramelo y malta, que se mantienen con una evidente fuerza durante largo tiempo, acompañada por miel y frutos secos, e incluso un deje algo abizcochado. Cada trago abarca la boca por completo aunque el control de los distintos matices es exquisito, y el lúpulo floral junto con un delicioso gusto a miel da el toque final a otra estupenda cerveza de esta marca. Perfecta tanto para beber tanto en soledad, con calma y disfrutando de cada sorbo, como en compañía sin prestarle demasiada atención, su moderación y equilibrio le permiten ejercer ambas funciones.

NOTA:

miércoles, 11 de marzo de 2009

Alhambra Reserva 1925

MARCA: Alhambra
MODELO: Alhambra Reserva 1925
ESTILO: Strong Lager (6'4% ABV)
PAÍS DE ORIGEN: España

CARACTERÍSTICAS: Estamos teniendo un mes blogger poco activo, lo cual no significa que hayamos dejado de probar cervezas (en mi caso incluso al contrario, estoy probando más y más), simplemente hay una cantidad respetable de horas de clase que nos alejan del blog, y hay que aprovechar los ratos libres. Para hoy, una excelente cerveza andaluza, La Alhambra 1925.

Llevaba mucho tiempo queriendo volver a tomar una Alhambra, y confiaba en que el sabor que tanto me gustó hace años no se viera empañado en el presente por la variedad cervecil que he ido conociendo. Por suerte, la experiencia ha sido incluso mejor de lo esperado.

La empresa Alhambra nace en 1925 (de allí la talla en el vidrio y el nombre de esta cerveza), y tras pasar a formar parte de empresas rivales tan importantes como Damm y Cruzcampo, termina perteneciendo en 2006 al grupo cervecero Mahou-San Miguel.

La Alhambra Reserva 1925 tiene un color dorado sobre el que se posa una blanquecina espuma bastante duradera. Su aroma deja distinguir muy levemente el lúpulo, y aunque tiene un cuerpo ligero, al probarla en seguida denota un sabor ácido en la boca, con matices a caramelo que se funden con un amargor burbujeante, tomando presencia en la lengua y el paladar.
Entre sus ingredientes reluce el maíz, algo que no parece tener nada que ver con el resultado final. Una cerveza exquisita, muy por encima de las lager españolas (denominada la 1925 como extra lager, algo común en nuestro país), y que pese a ser de fabricación industrial tiene un muy buen final.


NOTA:

martes, 3 de marzo de 2009

La Ronda #9: Música, maestro (resumen)

Al fin está terminado el resumen de esta novena Ronda, el cual ha requerido bastante trabajo debido a la alta participación. (en total, han aportado sus ideas y sus experiencias 11 blogs y muchos lectores... ¡esto va creciendo, señores!) Como bien sabéis, el tema era:

¿Acostumbras a acompañar la cerveza con música? Si así es, ¿con algún estilo musical concreto? Si la respuesta fuese negativa, ¿con qué actividades compaginas entonces el disfrute de una cerveza?

Propusimos este tema principalmente porque tanto Sir Asf como yo compartimos una gran pasión por la música, aunque lo cierto es que también nos pareció el momento más adecuado para un tema tan distendido como este, tras la propuesta en Enero por Andrés de Culturilla Cervecera, que nos obligó a todos a reflexionar. Quizá no sea un tema tan centrado en la cerveza como es habitual, aunque sin duda está relacionado, pero tiene, a mi parecer, un punto positivo, que es el de conocernos todos un poco más.

Desde Amantes de la Cebada, Toulouse Lautrec, tras una breve reminiscencia de los buenos tiempos adolescentes, comenta que elige tanto la cerveza como la música según su estado de ánimo, alternando entre negra, Pilsen o de trigo acompañadas de Rock & Roll, Grunge, Blues o Jazz. The Trooper, por su parte, marida sus gustos más duros (Heavy Metal entre ellos, como cabía esperar por su nick) con Lager, reservando el Jazz para las cervezas más complejas.

Catador, de Buena Cerveza, se confiesa amante del rock y heavy metal más clásico, aunque sin hacer ascos a grupos más modernos, y desde hace unos años experimenta con Rhythm & Blues. Según comenta, ya sea solo o en compañía, no falta nunca la música cuando bebe cerveza, pese a que no

El amigo Iker de Cervecerías de España, por lo que dice, no combina por sistema la cerveza con los grupos de metal que escucha pero resuelve su aporte en la Ronda mediante su experiencia en hostelería. Como los clientes de su cervecería pueden tener toda clase de gustos musicales optan por poner estilos que no incomoden a nadie, como Acid Jazz, Rock de los 80, Blues o Chill Out, con el fin de crear un ambiente confortable para todo el mundo.

Por parte de la C.A.A.C, Cotoya nos presenta una canción de W. Wesley de temática cervecera, interpretada por la prodigiosa voz de la cantante de Blues Bessie Smith, relacionando así música y cerveza y haciendo un aporte muy original. Lúpulo Feroz, al igual que Iker, también tiene una cervecería y en ella suenan las más grandes bandas de Rock de forma exclusiva, puesto que es la música que le apasiona, y es que ni siquiera se le pasa por la cabeza el silencio como compañero del trago. A continuación nos presenta una selección de varias canciones de bandas como CCR, Queen, ZZ Top o The Pogues, entre otras, y su correspondencia con diferentes marcas de cerveza.

Andrés de Culturilla Cervecera, cuando se permite el lujo de tomar una cerveza en la tranquilidad del hogar, acostumbra a poner el reproductor de música en aleatorio, y este se encarga de variar desde míticos grupos de Rock como Pink Floyd o Dire Straits hasta españoles como El Último de la Fila o Los Secretos, sin correspondencia concreta entre estilos de música y de cerveza, sino que estos dependen más de su estado de ánimo o su apetito cervecil.

A Delirium de DE CERVEZAS y otras cosas parece que el tema de la música es algo que le apasiona, puesto que nos ha preparado una extensísima selección musical que no sé a los demás, pero a mí me ha pillado practicamente de nuevas. Opta por el Folk-Rock, principalmente italiano, para disfrutar de una Lager en condiciones, una buena sidra o una Doppelbock como Birra Moretti, Jazz para cervecear en bares y animada música rusa para tomar unas jarras con los amigos. Sin embargo, está claro que se deja en el tintero mucha música de la que hablar, que supongo que más adelante dará cuenta en el blog. Por cierto, hace un alegato final a favor de la libre difusión de la música con el que no puedo estar más de acuerdo, que parece que unos pocos pretenden erigirse representantes de muchos, y seguir lucrándose a costa de todos.

En Etiquetas de Cerveza tenemos a otro rockero, Fivixx, entre cuyas preferencias musico-cerveciles se encuentran bandas que también son del gusto de muchas otros bloggers: Queen, Pink Floyd, los Rolling, AC/DC... en resumen, grupos que no necesitan presentación alguna, con una reputación más que merecida.

El batallón que conforma la Logia Cervecera nos expone por separado sus gustos respecto al tema propuesto, y salvo Peter Dark, que opta por White Album o Abbey Road de los geniales Beatles para degustar una cerveza de trigo en soledad, (y este año nuevo experimentó escuchando Dark Side of the Moon de Pink Floyd con La Trappe Quadrupel), los demás no eligen ningún estilo en particular según la cerveza que tienen delante, sino que se basan unicamente en sus preferencias musicales. Así, Galápagos, al igual que Peter Dark, disfruta con los Beatles y otros grupos sobradamente consolidados, todos dentro del Rock, Hard Rock y Heavy Metal, sobretodo en compañía de amigos. Cíclope también es partidario del maridaje cerveza-música-amigos, adquiriendo estos últimos logicamente el protagonismo. No obstante, pese a ser un elemento más secundario, no duda en remarcar bandas como Cranberries, U2, Oasis, Coldplay, Cardingas e incluso Madonna. Por último, a Monje Negro las diferentes canciones que suenan mientras bebe cerveza le transportan a distintos lugares... y no me extraña, porque nadie le puede acusar de tener una mente cerrada, incluye entre sus favoritas temas de la BSO de El Último Samurai, de Madonna, Maiden, Kravitz, Mr. Big, etc. Y, a propósito, echen un vistazo al video de Toreros Muertos que han colgado, no tiene desperdicio xD

El aporte de Manzapivo, de la recientemente remodelada Cervecería de Neo Manza, es de los más variados que ha habido en esta Ronda. Busca la armonía en todos sus sentidos, y para ello conjuga diversas músicas con muy diferentes cervezas y situaciones, haciendo que cada chela tenga su momento. Así, en momentos de fiesta, de socializar, la música bailable y las cervezas industriales casan perfectamente, mientras que grupos de Rock de todo tipo los prefiere para acompañar a las Porter y las Stout. Finalmente, el Jazz y la música brasileña merecen, según su opinión, cerveza de categoría para favorecer el experimentar sensaciones espectaculares.

El último que queda de recopilar, Max, el Filósofo Cervecero, nos dice que elige una música u otra casi por instinto, según lo que está haciendo o la cerveza que está tomando: para cervezas de sesión, Rock clásico, ese gusto que parecen compartir la gran mayoría de los bloggers; cocinando prefiere Soul, Funk o Tango, bandas como Blues Brothers, Parliament, Otis Redding; y para degustar de manera relajada opta por el Jazz, Blues de Tom Waits, Muddy Waters, Hooverphonic, Nick Cave, en definitiva, música tranquila, ambiental.

Por nuestra parte, tanto Asf como yo elegimos una u otra música según el estilo de cerveza y el momento de beberla, yendo desde géneros más modernos hasta música tradicional que identificamos con el origen de la cerveza. Y, por supuesto, en bares nos conformamos con que la música sea buena y los amigos estén presentes.

Aquí este largo resumen de La Ronda, hemos intentado reflejar los gustos de todo el mundo sin hacerlo aburrido, esperamos haberlo conseguido. Solo queda una pregunta... ¿quién invita a la siguiente?